Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
ENTREVISTA

Carlos Soria, tres décadas y una montaña

Carlos sigue ilusionándose como en sus primeras expediciones. Este verano firmaba la ascensión al Broad Peak, una montaña que se le ha resistido durante 28 años.

Lunes, 5 de Noviembre de 2007 - Actualizado a las 12:56h.

Carlos Soria, siete ochomiles y rozando los setenta años.<br>Foto: desnivelpress.comCarlos Soria, siete ochomiles y rozando los setenta años.
Foto: desnivelpress.com

1979. Se pone en marcha la segunda expedición española al Baltoro. Su objetivo principal es intentar la cumbre de un casi inexplorado Broad Peak. El equipo está compuesto por Mariano Arrazola, Luis Bernardo Durand, Jerónimo López, los hermanos Luis y Miguel López, Salvador Rivas y Carlos Soria (Ávila, 1939). Tras intentarlo, algún susto y algunas noches frías, la expedición regresa a casa sin conseguir la cumbre. Aunque aquello marcaría el inicio de una amistad imperecedera y de una longeva relación con tal montaña del Karakorum. 

Han pasado 28 años y Carlos Soria ha intentado su cima en cinco ocasiones (él cuenta seis), se le ha resistido a pesar de afrontarla siempre con la misma ilusión y las mismas ganas que le han llevado a la cumbre de otros seis ochomiles. Este verano, por fin, se ha sacado la espina. Acompañado por Sito Carcavilla, que se quedaba en una cumbre subsidiaria de la principal, ascendía la montaña el 20 de julio. Ya son siete. Un número que le ha inspirado para inventar nuevos objetivos, el próximo: 7 continentes, 7 cumbres, 70 años. A Carlos nunca le faltan las ideas para mantenerse cerca de la montaña, ahora con la intención de ascender la cumbre más alta de cada continente.

Ha venido a la Librería Desnivel para contarnos su experiencia en el Broad desde el 79. Ha llovido, pero hay cosas que nunca se borran. Lo que compartió con los miembros de aquella expedición, por ejemplo. Sus amigos. La mayoría han venido a verle, han hablado y han vuelto a compartir dicho ochomil muchos años después. 

Fotografía de Carlos Soria extraida de su álbum familiar.<br>Foto: desnivelpress.comFotografía de Carlos Soria extraida de su álbum familiar.
Foto: desnivelpress.com

¿Cómo recuerdas aquella primera experiencia en el Broad?
Lo más destacable es que no iba casi nadie. En España sólo había habido una expedición al Karakorum, en la que también iba Pedro Nicolás, al Diran Peak. Fue muy interesante, ir a un lugar tan remoto a intentar una montaña era algo verdaderamente emocionante. Estuvimos solos en el Base, aunque nos cruzamos con un par de escaladores que venían de intentar el Broad. En Urdukas nos encontramos con Messner y Casarotto, y ya no había mucha más gente, algo impensable ahora mismo.

Recuerdo que en el CB del K2 estaba lo mejor del alpinismo francés preparados para intentar por primera vez la Magic Line y que Kurt Diemberger también se pasó a visitarnos. Actualmente aquello parece un mercadillo. Lo cierto es que he vivido muchas épocas distintas en el Karakorum.

¿Tanto significa para ti el Broad Peak?
Fue la primera vez que fuimos al Karakorum y siempre me ha hecho ilusión regresar a ese lugar, ver aquellas montañas tan impresionantes, observar las Torres del Trango... el Broad no significa más que otra montaña, pero como he ido fallando en ella pues me he encelado hasta que he logrado ascenderla, que ha sido una gran satisfacción.

Has pasado mucho tiempo en su Campo Base...
Un día haré cuentas del tiempo que he pasado en los distintos campos bases y será una barbaridad. En el Broad Peak he debido permanecer unos nueve meses.

Carlos Soria y Pedro Nicolás en la Librería Desnivel.<br>Foto: desnivelpress.comCarlos Soria y Pedro Nicolás en la Librería Desnivel.
Foto: desnivelpress.com

¿No te cansas?
No, si me cansase dejaría de intentarlo. Al Broad podía ir solo, sabía que iba a haber gente y siempre hay muy buen ambiente en Pakistán. A lo mejor me hubiera gustado más ir a una montaña como el Dome Kang, que ya hemos intentado dos veces, pero ir allí en solitario a estas alturas de mi vida es complicado.

¿Ha cambiado mucho el alpinismo en estos años?
Claro, ha cambiado todo. Si ves las fotos de nuestra primera expedición... aparecemos en el primer corredor del Broad con las loba triple, pantalón de chándal y camisa de vestir, ni siquiera había forros polares. Kurt Diemberger iba con un jersey... Aunque creo que por lo general el espíritu es el mismo.

Volviste a un cincuentenario (de la ascensión al Broad, este verano)...
Sí, me estoy haciendo especialista en cincuentenarios. Parece que los busco pero ha sido casualidad. Al K2 fui tres veces y la última también coincidió con los 50 años de la primera ascensión. La experiencia siempre es buena, hay muchos amigos y buen ambiente. Allí ya soy un "personajillo", la gente me conoce y me viene a visitar. Lo hemos pasado muy bien, además el CB del Broad es muy amplio y a pesar de la cantidad de gente conseguimos situarnos en un lugar en el que ni se nos veía. Sí que existe la masificación, pero la gente lo sabe y no protesta. Si quieren protestar que se vayan a la vertiente china. Lo más curioso es que aunque había un gran número de alpinistas intentado el Broad casi no vi cuerdas fijas.

A la cima del Broad llegaste en solitario. Parece que en los últimos tiempos lo más difícil de tus ascensiones es encontrar un compañero...
Sí, eso es cierto. Siento mucha nostalgia de mis antiguos compañeros. Lo pienso muchas veces, cuando subía al K2 pensaba que me gustaría que estuviesen allí, compartiendo aquella expedición como la primera. Los echo de menos.

Carlos Soria en Bolivia.<br>Foto: desnivelpress.comCarlos Soria en Bolivia.
Foto: desnivelpress.com

En una entrevista en Desnivel comentabas que los jóvenes son menos egoístas...
Con la edad uno se hace más egoista. Cuando lo dije quizá estaba influido por mi experiencia con Sito Carcavilla, que es más joven que mi hija pequeña, pero del que he aprendido mucho. En general los jóvenes son menos egoístas y creo que siempre ha sido así, sobre todo en la montaña.

En vuestra generación existían muy buenos comunicadores, capaces de transmitir sus actividades de una forma ejemplar. Eso se ha ido perdiendo...
Verdaderamente sí. Ahora hay menos informaciones buenas, aunque hay más gente. En aquella época todo era alpinismo, ahora la mayoría de la gente se dedica a las escaladas cortas, mucho grado y pocos metros. Eso da para hablar sólo de una vía, en el alpinismo se convive mucho más y eso da pie para hablar de muchas más sensaciones.

Ahora vas a intentar el Makalu sin oxígeno, ¿no?
Sí, yo quería subir al Everest y al K2 sin utilizar oxígeno suplementario, pero al final lo utilicé. Las dos primeras veces que fui al K2 ni lo llevé, la tercera lo terminé utilizando después de ver a Juanito y Edurne descendiendo del C4 al C3. Aquello me hizo pensar. El descenso de esa montaña es muy complicado, y el oxígeno me ayudó a subir más deprisa. Pero, por ejemplo, en el Everest creo que hubiera ascendido mejor sin utilizarlo, me perjudicó más que me ayudó No he ido nunca al Makalu, pero estoy convencido de que si sigo al mismo nivel que este verano en el Broad Peak podré lograrlo sin oxígeno.

Carlos Soria en la cumbre del Broad Peak.<br>Foto: Col. Carlos SoriaCarlos Soria en la cumbre del Broad Peak.
Foto: Col. Carlos Soria

Te planteas el Vinson, el Makalu, el GI...
El Vinson ahora, ya tengo los billetes aunque me falta la financiación, el Makalu en primavera y el GI en otoño, y si puedo en invierno a la Piramide de Carstenz. Y si no pues lo dejo para cuando cumpla los 70, cuando también voy a participar en el Campeonato de Esquí de Fondo de Veteranos, aunque no lo ganaré. No me aburro ni de la montaña ni de entrenarme. Tengo un buen motor, aunque como me dijo Cintero (Ángel López) me falla la carrocería.

¿Y aún te queda tiempo para organizar la Semana de Moralzarzal?
Sí, es que me lío yo solo. Este año, además, rizamos el rizo. Aparte de las proyecciones y de las salidas por los alrededores, vamos a hacer una competición de bloque y lo vamos a hacer en un sitio grandioso como es la Plaza de Toros Cubierta de Moralzarzal. Es una localidad donde siempre han sido muy amables conmigo, hay muy bien ambiente y buenas instalaciones. Merece la pena hacer cosas en lugares con tantas posibilidades.

¿Lo mejor y lo peor de tener 70 años?
Lo peor es que te quedan menos años de vida y lo mejor haber llegado hasta aquí. La edad ideal es alrededor de los 4 y 50, es una etapa maravillosa. Pero esta tampoco está mal.

Gracias.

Volver a portadilla

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Alpinistas

Ver todo Alpinistas

+ Libro

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com