Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
ENTREVISTA - IMS

Marko Prezelj: “Las reglas del juego están claras y hay que respetarlas”

La palabra Alpinista, así en mayúsculas, se ajusta perfectamente a la persona de Marko Prezelj. Sus ascensiones y la defensa del mejor estilo alpino hablan por él.

Isaac Fernández - Jueves, 17 de Noviembre de 2011 - Actualizado a las 19:48h.

Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu
Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu (Marko Prezelj)

Galería Noticia

  • Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu
  • Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu
  • Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu Expedición de Marko Prezelj y Steve House a la cara Oeste del Makalu

Galería Galería: El Makalu de Marko Prezelj

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Sólo hablando un rato con Marko Prezelj uno se da cuenta de que es una persona exigente, consigo mismo primero y con todo aquel y aquello que le rodea después. Inconformista y ambicioso son apelativos que llegan como consecuancia de esa exigencia. Además, no se muerde la lengua al expresar sus opiniones. Así fue cuando lanzó las críticas a los Piolet d’Or en 2007 (cuando lo ganó por segunda vez) que motivaron la transformación de los premios más prestigiosos del mundo del alpinismo.

En su currículum deportivo figuran ascensiones de gran relevancia. El primer Piolet d’Or que recibió fue en 1991 por la primera ascensión al Kangchenjunga Sur, y el segundo le llegó en 2007 por su nueva ruta al virgen pilar noroeste del Chomolhari. Además, ha realizado nuevas rutas y primeras ascensiones en el Himalaya, los Alpes, el Capitán o Patagonia.

Una entrevista con este esloveno de Ljubljana de 46 años que no duda en ir a la montaña con jóvenes promesas de su país para apretarse las tuercas físicamente es un ejercicio que requiere la máxima concentración. Su carácter tranquilo y próximo pero a la vez vehemente obliga a los demás a ser firmes en sus opiniones. Una manera de comportarse que desmiente su apariencia dura e impenetrable, haciendo gala de una fina ironía y una cierta inocencia.

La conversación tiene lugar durante la última International Mountain Summit (IMS) en Brixen-Bressanone, donde protagonizó una de las presentaciones del programa del evento. Empezamos a hablar sobre un tema interesante y de permanente actualidad que se debatió a fondo en la IMS, la relación entre los medios de comunicación y el alpinismo. Prezelj, como casi en todo, tiene una opinión firme, propia e intransferible sobre este tema.

"Yo no siento la necesidad de la atención pública"

Es un tema interesante, este de de la relación entre los medios de comunicación y el alpinismo, que genera un debate permanente. Tú eres de los que dices que no necesitas que se hable de ti…
Sí. Yo no siento la necesidad de la atención pública. El hecho de ejercer mi derecho a no estar en el foco de atención es a menudo criticado o presentado como elitismo. Puedo decidir por mí mismo lo que es bueno para mí… No me gustan las expectativas del público que se generan alrededor de todos quienes necesitan esa atención. Lo siento, pero a este respecto no soy como todo el mundo. Y no trato de criticar, simplemente ejerzo mi derecho a elegir. Los otros necesitan y les gusta tener la atención del público, muy bien, no veo ningún problema en ello. Esa es mi manera de verlo. A veces los medios de comunicación y la gente expresan el sentimiento de que todo el mundo lo desea. Es casi como decir que todas las mujeres son unas putas porque les gusta el sexo. No es verdad.

Curiosa manera de expresarlo…
Lo digo porque el hecho de que me guste el alpinismo no quiere decir que me guste la exposición pública. Pero los medios de comunicación y el público creen que todo el mundo hace las cosas para tener atención pública. Es un poco exagerado, esta sociedad de Facebook e Internet… esta sociedad en la que estamos viviendo hoy en día. Exagerado desde mi punto de vista, porque entonces se espera de mí lo mismo que de la gente a quien le gusta todo esto.

"El alpinismo es una actividad individual, por lo que generalizar es, de un buen principio, un error"

En tu presentación en la IMS expusiste algunos ejemplos de mal marketing en algunos productos relacionados con el alpinismo. ¿Comparas ese mal marketing con el de las actividades, que puede hacer que algunas sean presentadas de una forma no exactamente como son en realidad?
Es algo personal. Lo que quería decir es que el público y los medios de comunicación intentan generalizar la imagen del alpinismo. Pero el alpinismo es una actividad individual, por lo que generalizar es, de un buen principio, un error. Está claro que hay unas cuantas reglas del juego, por supuesto. Y yo espero que el resto de gente que está jugando al mismo juego que yo, respete y acepte unas reglas similares. El estilo alpino, por ejemplo, todos sabemos lo que significa. Así que no me vengan con que “oh, es que era demasiado peligroso” o “no era posible de otra forma”… quizás no para mí o para ti, pero para alguien que entrene o que tenga las condiciones será posible. Esa es otra forma de generalizar: “Todo el mundo utiliza oxígeno, pues vamos a usar oxígeno”. O sea que si decimos que todo el mundo está matando judíos, pues vamos a matarlos… Eso no funciona así. Eso es lo que está sucediendo con las generalizaciones: Si eso es lo que se está haciendo, vamos a hacerlo. Nadie se plantea por qué tenemos que hacer las cosas de determinada manera.

Llevas diciendo eso durante mucho tiempo, aquello de que “el estilo por delante” (style goes first).
Exactamente, y eso es lo único actualmente, porque con la tecnología podemos hacer cualquier cosa.

Y, ¿cómo defines ese estilo?
El buen estilo debe ser un estilo verdaderamente limpio. La definición más fácil sería la más parecida a la escalada deportiva. La gente puede entener la escalada deportiva porque está más definida. Limpio significa que no utilizas parabolts u otros dispositivos para progresar, sino simplemente como protección.

"En lugar de intentar escalar una montaña por todos los medios, elige otra montaña que esté dentro de los límites de tu capacidad"

¿Lo mismo se aplicaría al alpinismo?
Lo mismo no, pero similar. En lugar de intentar escalar una montaña por todos los medios, elige otra montaña que esté dentro de los límites de tu capacidad. Ponte a prueba; si puedes hacerlo, perfecto, después vendrá otra montaña más difícil y más tarde quizás será el Everest. Eso en lugar de ir al Everest por el simple hecho de que “es la montaña más alta y eso es lo único que importa”. Eso es como violar a una mujer.

También hablaste en la presentación de la IMS acerca de la vertiente social del alpinismo y sobre la importancia de la naturaleza en el hecho alpinístico. ¿Cómo casan esos dos conceptos con el estilo? ¿O no tienen nada que ver?
Son cosas diferentes. El estilo es mi primera preocupación. Con eso quiero decir que esos aspectos social y natural no deberían afectar al estilo. Pero una vez queda claro esto del estilo, del estilo alpino, que en definitiva es el desafío, llega la cuestión social: con qué compañeros voy a tener esa experiencia. Es algo que me gusta y es importante para mí, el hecho de no saber exactamente cómo voy a interactuar con esa persona, cómo va a ser nuestra experiencia juntos… cómo vamos a infectar el uno al otro. Es una especie de proceso de ósmosis: cuando tú me dices algo y yo lo entiendo, me afecta, no puedo pretender que no lo hayas dicho si no me ha gustado… o si sí me ha gustado. Siempre funciona de esta manera y me encanta ese proceso, que siempre es diferente.

De igual modo, es también diferente todos los detalles que veo (una flor…), y a veces me detengo a contemplarlos y a veces no, pero los he visto. Y si los he visto, en algún momento puedo pensar en ello… Todo eso hace la experiencia mucho más colorida, y esos colores también incluyen las sensaciones que tienes: frío, hambre… todo esto.

Y, volviendo al tema de la primera pregunta, todo ello forma parte de mi experiencia íntima, que no necesito exponer a todo el mundo. Si tienes tu primera cita con una chica, ¿vas a ponerlo en Facebook? No lo creo, y a lo mejor si lo haces, tu próxima cita no será con la misma chica… a menos que sea una persona algo exhibicionista. Yo reclamo mi derecho a mantener ciertas cosas en el nivel de la intimidad, y mi relación con el alpinismo se encuentra también en ese nivel, no es algo público, mediático o de los sponsors. Lo siento porque ya veo que en esta época todo parece tener que estar en Internet y tienes que estar disponible para cualquiera en cualquier momento. Eso no es para mí. No quiero decir que la gente que lleve a cabo este tipo de vida esté haciendo nada malo, pero esa es mi elección y quiero que sea aceptada.

Los medios de comunicación debemos reflexionar acerca de posturas como la tuya, porque sí es verdad que siempre queremos saber todo lo que hacen los alpinistas… Y hay otros quienes tienen la misma postura que tú…
Tampoco quiero decir que quiera ser un hombre de las cavernas. Hay ciertas cosas en las que siento la responsabilidad social de compartir mi vida con la comunidad escaladora, pero no siento la necesidad de hablar acerca de ello de motu proprio. El principal problema de nuestra comunidad es que demasiada gente quiere hablar de sí misma y sobre lo que hace, porque creen que eso es lo que tienen que hacer, y la cosa acaba en más en hablar que en hacer. Quizás han perdido un poco el norte…

Después, también está la responsabilidad de los medios, que deberían hacer el trabajo de buscar las historias, investigar… Ahora mismo, como todo el mundo ofrece, los medios sólo tienen que escoger esto, eso y aquello, y ya está. Pero eso es falso, y el hecho de que no estés en Internet no significa que no existas o que no hagas nada. Los medios tienen que aceptarlo: la gente que no deja de hablar de sí mismo no son los únicos que están haciendo cosas en el mundo. Que no hable de una escalada que hice no significa que no haya existido, sino que se queda para mí. Y si tú no la publicas es más tu problema que el mío.

Entonces la prensa dice que yo soy elitista. Pero yo no lo creo, porque esa palabra ‘elitista’ tiene una connotación negativa. En esta época que todo el mundo tiene móvil, Facebook, Twitter… parece que lo normal sea hacer uso de ello y es difícil no hacerlo. Pero yo no tengo Facebook, porque no tengo ni el tiempo ni las energías para mantenerlo. Y hay una especie de trampa en ello: ¿Cuántos esfuerzos redundan en un beneficio social y cuántos son sólo para mantenerlo funcionando? Yo prefiero escalar.

Hablando de la cuestión social del alpinismo, ¿cómo eliges a tus compañeros de escalada?
Más bien por intuición. Me gusta la gente que tiene energía y pasión. No hace falta que tengan necesariamente la misma opinión sobre la escalada que yo, pero sí un enfoque lleno de energía. Así, podemos compartir esas energías, podemos obtener algo el uno del otro, podemos aprender…

Y, ¿cómo eliges las actividades?
A veces es idea mía, por la montaña o la escalada, algo en lo que quiero probarme. O a veces tiene más que ver con los compañeros. O sea, que a veces me interesa saber cómo escalaríamos con determinada persona y le pregunto si podemos ir juntos y entonces les pregunto si les interesa hacer algo concreto y lo hacemos. A veces son cosas en las que yo no tengo ningún interés, pero hago propia la idea de esa persona que es interesante para mí. Es interesante, porque así consigo tener ideas diferentes, experiencias diferentes con gente diferente. Por ejemplo, ir con gente joven es muy bueno para mí, porque es un desafío físico y mental a la vez: físicamente, ellos piensan que voy a ser más débil que ellos, lo que de vez en cuando es bastante cierto, pero mentalmente sé que soy el más responsable. Siempre es un juego interesante, saber cómo vamos a progresar a partir de esas bases.

Esas actividades que salen de ti, ¿qué características tienen que tener para parecerte atractivas?
Primero de todo, mi primera preocupación es la seguridad. No eligo actividades que sean una locura o demasiado arriesgadas desde mi punto de vista. Luego viene, por supuesto, el estilo. Una vez tengo clara una vía interesante y maravillosa que hacer, entonces empiezo a planificarla en todos sus detalles, como si fuera un proyecto de negocio. En las montañas más grandes, necesitas mucho más trabajo en este sentido.

Por todo esto, tampoco me gusta que cuando regreso de una expedición me pregunten “cuál es la dificultad del proyecto, cuál es el grado”. Está fuera de contexto. Es como preguntarle a una mujer cuál es el tamaño de sus pechos. No tiene sentido.

¿Lo importante es la experiencia?
Es una experiencia completa, y no se pueden extraer simplemente los movimientos más duros… Porque tengo que tener en cuenta todo: la comida, el campo base, las tiendas… Si cometo un pequeño fallo en todo esto, incluso la escalada sería diferente. La cuestión no es el grado por sí mismo. Es por eso que no me siento cómodo hablando de alpinismo, porque los medios siempre hablan de esos números. Ya lo entiendo, por supuesto, que los números son la única forma que tienes de comparar, pero ahora que me estoy haciendo mayor, veo que no es así de simple, es mucho más complejo. Si me encuentro bien, una escalada puede parecer fácil, pero si no me encuentro bien, esa misma escalada no es para nada fácil.

Así pues, el éxito de una expedición para ti no es siempre la cima…
No, no, no… He bromeado muchas veces sobre este tema, preguntándoselo a otros alpinistas, y la mejor respuesta fue la de Bruce Miller, con quien estuve en el valle de Charakusa, que me dijo que el éxito consiste en hacer una cagada sólida cada día. Bromas a parte, yo diría que el éxito de una expedición llega si me siento cómodo conmigo mismo y con mis decisiones en ese viaje en concreto. Por ejemplo en el Makalu no hicimos cumbre, pero sentí que aunque lo hubiéramos hecho todo diferente, el resultado final hubiese sido casi el mismo y no hubiéramos escalado la cara oeste del Makalu. ¿Qué puedo decir? ¿Qué no tuvimos éxito? Por supuesto, a nivel del público no tuvimos éxito porque el público sólo juzga por la cumbre. Pero nosotros hicimos un intento limpio, creo que dimos lo mejor de nosotros mismos y decidimos darnos la vuelta porque las condiciones no eran seguras bajo nuestro juicio subjetivo, pero echando la vista atrás creo que todo estuvo bien; no cambiaría demasiado de lo que ocurrió. Lo podríamos haber hecho diferente, pero con el mismo resultado.

Pero fue una expedición exitosa para ti…
Sí, de forma muy personal. Es un juicio íntimo que, por supuesto, no se ajusta al del público. Como experiencia fue muy exitosa y no siento ningún remordimiento.

Ya que hablamos de la cara oeste del Makalu, ¿piensas en volver a intentarlo una tercera vez?
Por el momento, no. Es interesante, porque la primera vez que estuvimos allí en 2008, no estuve seguro de que la pudiéramos escalar. Ahora sé que sí podría.

Siguiendo esta línea de argumentación sobre las expediciones exitosas, en tu presentación en la IMS decías que no aceptabas los juicios de otra gente sobre una de tus actividades si ni tan siquiera tú eras capaz de decidir cuál de tus actividades es la mejor. Un argumento que ya expusiste en tu crítica a los Piolets d’Or de 2007 que motivó la transformación de esos premios. Pero, ¿podrías decir cuáles de tus actividades se encuentran entre las mejores, desde tu punto de vista?
Es algo difícil de decir y que me he planteado muchas veces, no sólo ahora hablando contigo. Y es difícil, porque me adentro en terreno pantanoso inmediatamente, ya que no hay puntos de juicio. Es algo muy personal y cada actividad es importante por cosas diferentes. Cada una de ellas es importante porque me hacen progresar. Pero es difícil escoger una, sería como elegir a cuál de tus hijos quieres más. Las ascensiones son casi como mis hijos, con la diferencia de que hijos sólo tengo dos. Como cada una es importante por una razón y todas me han hecho progresar, no puedo quitar ninguna, porque si lo hago la entructura completa se cae. Incluso esa expedición que podría ser menos importante me ha servido para crecer, como en una pirámide que vas construyendo. Situándome encima del todo, sería fácil decir que la última es la mejor, pero contestando a tu pregunta de una forma provocativa te diría que la mejor es la próxima.

¿Cuál es esa próxima expedición de Markjo Prezelj?
No lo sé todavía con seguridad. Ahora necesito un poco de descanso. El Makalu fue una expedición bastante grande… y fue diferente de muchas otras ascensiones donde había tenido opciones de ajustar un poco el objetivo. En la cara oeste del Makalu no había demasiadas opciones para decir “bueno, no está en las mejores condiciones, pues podemos ir aquí o allá …” buscando una opción más fácil; es algo realmente serio… Mi cabeza estaba preparada para ello, di lo mejor de mí mismo, y ahora siento que necesito refrescar mi motivación, nuevas ideas.

Además es que tu actividad en los últimos años ha sido muy intensa…
Sí, he escalado mucho, mucho, mucho… Quizás necesito un poco de descanso para tener nuevas ideas y algo de energía. Sé que llegará.

Otro concepto que quería comentar sobre tu presentación en la IMS es el de la ‘arrogancia’. ¿Es la arrogancia algo positivo o negativo en la montaña?
Por supuesto, hablando en general, es negativo. Pero yo tengo que superar eso. Es una forma catártica de aprendizaje… Y desde ese punto de vista es positivo, la necesito también, forma parte de mi personalidad. Y en el caso que conté en la presentación, lo sabía: fuimos a por el Cobra Pillar (Mount Barrill, Alaska) y yo sabía que se necesitaban friends del número 4. Para mí, estaba sobreexpresado, eso de que necesitas determinado material para una escalada. ¡Qué carajo es eso! ¡Es mi elección lo que llevo! Y eso es arrogancia. Esa nota particular estaba allí por una razón. Pero yo no la respeté porque lo quería hacer más inseguro. En este sentido, fui arrogante, porque debería haberlo respetado, porque me hubiera ayudado. Una vez allí, hubiera dado cualquier cosa por tener esa pieza. Pero también fue bueno para mí, para afrontar esa arrogancia en mí mismo. Fue positivo, porque lo necesitaba. No volveré a cometer el mismo error otra vez.

¿Crees que la arrogancia es algo común o generalizado entre los mejores alpinistas?
No puedo hablar por otros, pero en mi caso, sí. Aunque creo que ahora menos que antes. Pero la necesito. La necesito para cometer errores y aprender de ellos. Dicho esto, quizás –y esto es especular- la arrogancia va con el alpinismo que intenta ir más allá de los límites. Por lo que puedo decir, la mayoría de los mejores alpinistas son machos alfa…

¿Qué otras características debe tener un gran alpinista?
No soy muy amante de las generalizaciones… Creo, por supuesto, que tiene que tener una personalidad fuerte, una persona que pueda tomar decisiones responsables. Significa que piensas en lo que estás haciendo y en las consecuencias de ello. No a cualquier precio, claro. Además, una vez has tomado una decisión, la computadora siempre está reevaluando esa decisión: si está bien o no, sí o no, sí o no… Un buen alpinista es aquel que toma las mejores decisiones. Y la mejor decisión es la más rápida y óptima, con la que inviertes menos energía, menos tiempo… La sociedad en que vivimos hoy en día no está orientada a la toma de decisiones, sino a posponer esas decisiones o a que otros las tomen por nosotros.

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Información relacionada

+ Alpinismo

Ver todo Alpinismo
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com