Saltar el menú e ir al contenido

Buscador
Te encuentras en:
ESPELUNCIECHA

¿Sirven los Estudios de Impacto?

Eduardo Martínez de Pisón pone en duda que este trámite garantice la conservación de la naturaleza. Aramón, de nuevo en la picota.

Lunes, 29 de Marzo de 2004 - Actualizado a las 12:03h.

Comenta, vota y comparte esta noticia comentarios | votos
Facebook Twitter Mail Imprimir noticia
Eduardo Martínez de Pisón durante una conferencia en favor del diálogo y la ordenación del territorio en el Pirineo Aragonés.<br> 
Foto: Ignacio FerrandoEduardo Martínez de Pisón durante una conferencia en favor del diálogo y la ordenación del territorio en el Pirineo Aragonés.
Foto: Ignacio Ferrando

El llamado "holding de la nieve", Aramón, defiende sus actuaciones diciendo que han superado el trámite de estudio y evaluación de impacto ambiental, aprobado por el Gobierno de Aragón, a su vez parte implicada en el negocio del esquí. A pesar de ello, de ser juez y parte, ¿son los estudios de impacto ambiental una garantía suficiente para la conservación del paisaje y de la naturaleza? A esta pregunta nos responde el Catedrático de Geografía Física, Eduardo Martínez de Pisón, una de las voces más prestigiosas del tema en España. Leyéndolo pensamos, invitablemente, en las obras de Espelunciecha que quieren empezar esta primavera con el beneplácito del estudio.

Prosperidad sí, pero con futuro

Ante el paisaje del Pirineo escribía el geógrafo francés Élisée Reclus en el año 1862: "Comúnmente la naturaleza nos parece más bella cuanto más sentimos nuestra inferioridad ante su presencia". Y, en efecto, cuando ejercemos una fuerza de aparente superioridad sobre la montaña, tal vez no consigamos dejar de ser inferiores ante ella, pero sí atentamos inevitablemente contra su belleza. Tal vez alguien se haga más rico de momento, pero la vieja expresión del paisaje se transformará en una mueca. Deberíamos ser, pues, en primer lugar, cuidadosos respecto a los lugares donde podamos forzar la naturaleza para no llevarnos por delante unas calidades que sólo ella puede originar.

Quizás haya quien plantee el dilema como que más vale una montaña afeada y rica que una montaña bonita pero pobre. Pero ese planteamiento es incorrecto hoy día, pues si la montaña atrae es por sus calidades propias y diferentes a los llanos, no por carecer de sus valores ni por parecerse a lo que no es. Esa disyuntiva está, por tanto, mal expuesta, la realidad es otra, ya que no sólo es legítimamente aspirable y perfectamente conseguible tener una montaña a la vez hermosa y próspera, sino que el mantenimiento futuro del atractivo de esa montaña será justamente la mayor causa del sostenimiento de su prosperidad.

En este sentido, se trata de mantener la calidad de sus paisajes en el cambio. De los naturales y los rurales. Se trata de mudar sin desfigurarlos, sin perder sus valores, ni convertirlos en urbanos, con sustitución de su carácter. Modernización significa cambio, pero cambio no significa suplantación. Un paisaje es la configuración de un lugar y es también la expresión y la percepción de ese lugar. Es un cuerpo geográfico con situación, tamaño y figura, donde se realizan las vidas, donde se tienen los sentimientos, donde se establece una identidad y una vinculación de la existencia. Es esto lo que podemos maltratar. El daño a los paisajes acabará siendo un daño no sólo a la forma y al contenido de la montaña, sino a su atractivo y en consecuencia a su progreso.

El daño a los paisajes va más allá de lo que se realiza en su contenido, ya que afecta a su atractivo y en consecuencia a su progreso. Por eso creo que no es suficiente la aplicación de la norma actual de "impacto ambiental" cuando se emprende una acción que puede transformar y herir la montaña, porque no alcanza el nivel que aquí planteamos.

Maquillar lo inmaquillable

Siendo indispensable, el estudio del "impacto ambiental" ha de tener muchos fallos cuando se pueden emitir dictámenes de este tipo que aprueban tantas obras evidentemente negativas. Sin duda. Se ve en sus presupuestos: los hacen las mismas empresas y parten de que la iniciativa de obras es siempre buena, de que dichas obras son incuestionables y que generan inevitablemente impactos, que acaso pueden aminorarse, pero no suprimirse tales obras.

Por ello acaban siendo tantas veces más componendas y hasta salvoconductos, que verdaderas enmiendas o denegaciones a los proyectos de consecuencias ambientales perjudiciales. Además, la experiencia indica que en numerosos lugares no responden a la realidad, no sólo porque puedan dar por bueno lo que no lo es o porque disimulan cosméticamente con retoques lo que es globalmente rechazable, sino porque no han entendido ni técnica ni culturalmente lo que son esos lugares. Porque no estiman otros tipos superiores de conmoción que, sin embargo, son bien reales y de mayor calado: los impactos en el paisaje.

E incluso, en esos casos, aunque se cumpliera con la letra de las normas establecidas, está claro que puede no ocurrir lo mismo con su espíritu. Aunque se pudiera cubrir la acción con tal estudio de "impacto", si se estima de verdad que esa acción sigue siendo perjudicial, más allá del diagnóstico técnico, nadie debería amparse en él para persistir en tal perjuicio.

Eduardo Martínez de Pisón

Más información: Plataforma en Defensa de las Montañas

Volver a portadilla

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Literatura de montaña

  • Horologium Rosa Agudo A veces el tiempo no puede borrar las heridas del pasado. Un accidente de coche...
  • Mientras haya luz Eduard Sallent El verano de 1997 marca el inicio de una expedición soñada largo tiempo por cinco...
Publicidad
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com