Buscador
Te encuentras en:
"HUIDA AL TIBET", PREMIO DESNIVEL DE LITERATURA 2011

Endika Urtaran:“No soy escritor por vocación”

En esta entrevista el ganador del Premio de Literatura Desnivel 2011, con la obra Huida al Tíbet, nos habla de las razones que le hacen escribir

Viernes, 25 de Noviembre de 2011 - Actualizado a las 10:15h.

Comenta, vota y comparte esta noticia comentarios | votos
Facebook Twitter Mail Imprimir noticia
Endika Urtaran tras bajar del Cho Oyu.
Endika Urtaran tras bajar del Cho Oyu.

Galería Noticia

  • Endika Urtaran tras bajar del Cho Oyu. Endika Urtaran tras bajar del Cho Oyu.
  • Endika con niños nómadas tibetanos en Shegar Endika con niños nómadas tibetanos en Shegar
  • Portada Huida al Tíbet. Endika Urtaran Portada Huida al Tíbet. Endika Urtaran (Editorial Desnivel)
  • Endika Urtaran, autor del libro ganador del Premio Desnivel 2011. Endika Urtaran, autor del libro ganador del Premio Desnivel 2011. (Desnivel)
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Sus primeros pasos fueron por los montes vascos, después el Pirineo. Como siempre se perdía, no le quedó más remedio que ir a Madrid a estudiar Ingeniería Técnica en Topografía. Tras acabar los estudios trabajó en Marruecos e Indonesia. Después fue a Valencia a estudiar Ingeniería en Geodesia y Cartografía. Allí conoció a sus inseparables compañeros de aventuras con los que participó en varias expediciones (Andes Bolivianos, Cho-Oyu, Manaslu, Everest, Polo Norte, Nanga Parbat). Con ellos escribió el manual Expediciones (Barrabés, 2003).

“No soy un escritor por vocación. Más bien la vida me ha llevado a acumular un montón de anécdotas propias y ajenas hasta que rebosó el vaso. Sentí la necesidad de contarlas para vaciarlo y volverlo a rellenar con gotas nuevas.”

Desde entonces ha trabajado como cartógrafo en diferentes instituciones: el Institut Cartogràfic Valencià, el Servicio de Cartografía del Gobierno Vasco y el Instituto Geográfico Nacional.

En esta entrevista el ganador del Premio de Literatura Desnivel 2011, con la obra Huida al Tíbet, nos habla de las razones que le hacen escribir

¿Cuándo empezaste a ir a la montaña?
La primera vez que recuerdo debía tener unos 5 años. Subí con mi padre al Zaldiaran, una pequeña colina al lado de Vitoria-Gasteiz. Me acuerdo porque me tiré una semana contando a todo el mundo que había andado 4 kilómetros.

Te sientes más montañero o cartógrafo
Me ha tocado vivir a caballo entre los estudios y la montaña, entre los mapas y la montaña, entre los viajes y la montaña, entre la familia y la montaña. Pero si me pides que elija entre todas mis vidas, me quedaría con la de montañero. Es lo único que me define de verdad, sin la montaña no sería yo, sería otra persona.

¿De dónde surgió la idea de Huida al Tíbet?
La verdad que no soy un escritor por vocación. Más bien la vida me ha llevado a acumular un montón de anécdotas propias y ajenas hasta que rebosó el vaso. Sentí la necesidad de contarlas para vaciarlo y volverlo a rellenar con gotas nuevas. Junté algunas vivencias en la montaña y las entretejí con mi profesión de cartógrafo. Pero no quería que fuera un libro ni para expertos montañeros ni para cartógrafos, sino para personas de la calle. Al final habla de lo que nos une a todos, de la naturaleza de la que provenimos y a la que tendemos; de la supervivencia en un mundo hostil; y sobre todo de la amistad en su sentido más puro.

Mucho de lo que se cuenta en “Huida al Tíbet” es real, a veces novelizado y otras veces rebajado para que sonase más creíble.

Conoces muy bien las montañas de las que hablas en la novela y también las zonas geográficas…
Como los personajes de mi novela, también subí al Cho-Oyu, recorrí el altiplano tibetano y trepé por las paredes del Everest. Me pareció un escenario lo suficientemente exótico y misterioso como para ambientar una novela de aventuras. Conocer, no todo lo bien que me hubiera gustado. Los que hacemos equilibrios entre monte, trabajo y familia vamos a las expediciones con el tiempo justo y volvemos de noche a casa de puntillas y con las botas de monte en la mano.

¿Sabes nepalí o tibetano como el Jon de la novela?
Soy más bien como el típico guiri que quiere y no puede, que se aprende cuatro palabras para no quedar muy mal con los lugareños. Pero me encantaría poder pasar una larga temporada entre aquellas montañas, como Jon, pero sin pasar por lo que él sufrió.

La historia del tesoro más preciado del Tíbet ¿realidad o ficción?
Parte de real y parte de ficción. El tesoro al que se refiere la novela parece ser que reposaba en Kushinagar (India) hasta las invasiones del siglo XII que la condenaron al olvido. Cuando se redescubrió la ciudad en el siglo XIX ya no quedaba rastro de él. El resto es ficción.

Las gafas de GPS de realidad aumentada ¿Realidad o ficción?
Como en casi todo, parte realidad y parte ficción. La técnica cuenta ya con todos los componentes necesarios para fabricar unas gafas de realidad aumentada con GPS como narra la novela y hay inventos que van por el camino como el Google, es cuestión de poco tiempo que aparezca algo similar en el mercado.

“En la sociedad actual está todo demasiado controlado, desnaturalizado. Vivimos bajo el cielo del aire acondicionado, recolectamos en el supermercado y cazamos animales hormonados y envasados."

¿Qué debe tener un personaje de ficción para que te identifiques con él?
No creo que el mismo patrón funcione con todo el mundo, pero los personajes con los que me suelo identificar son aquellos que tienen reacciones creíbles ante situaciones que pueden serme totalmente ajenas. Nunca estaré en la luna, pero si un astronauta empieza a notar que se le acaba el oxígeno en un paseo lunar, puedo ponerme en su lugar e imaginarme lo que siente, porque todas las personas tenemos mucho en común.

¿Y un personaje real que tenga un significado especial para ti?
Nunca he sido admirador de iconos, ni seguidor de masas. Cuando era pequeño los noticieros anunciaban la muerte de un papa, le pregunté extrañado a mi madre por qué salía aquel señor en la televisión y no la abuela Higinia que había muerto unos días antes y era mucha más importante. Mi realidad es lo cotidiano y la persona más especial para mí ha sido mi madre, porque me enseñó cosas que no aparecen en los libros.

Prefieres la novela de montaña o el relato de una vivencia real.
Por lo general prefiero un relato real, o mejor, un relato real novelizado. El saber que ocurrió realmente algo de lo que pone allí pero no dónde empieza la ficción me encanta.

¿Crees que la literatura de montaña es tan buena como la de otras disciplinas?
Yo diría que es mejor, porque la montaña es el único sitio de nuestro entorno donde nos reencontramos con nuestros orígenes. Como dice uno de los personajes de “Huida al Tíbet”: En la sociedad actual está todo demasiado controlado, desnaturalizado. Vivimos bajo el cielo del aire acondicionado, recolectamos en el supermercado y cazamos animales hormonados y envasados.

Las personas no estamos diseñadas para eso y la montaña es el único refugio que nos queda para vivir la auténtica vida, la apasionante, la de la naturaleza indómita y los peligros desconocidos.

¿Qué enseña más, un buen libro o la montaña?
Creo que lo que somos es una mezcla de todo que vivimos, todo lo que escuchamos, todo lo que leemos… pero si me obligas a decidirme, siempre me decantaré por la montaña y por la vida auténtica.

En tu caso, ¿Qué fue primero, ir a la aventura o leer sobre la aventura?
Seguramente ir a la aventura, aunque lo uno alimenta a lo otro. Los libros te dan ideas para cruzar tus barreras y las aventuras te empujan a buscar libros que hablen de lo que tú has vivido.

¿Los viajes hacen más grandes a las personas?
Si nos atrevemos a escaparnos de la “jaula de oro” del hotel, desde luego. Nos ayudan a cambiar la perspectiva, a adaptarnos a lo nuevo, pasamos de ser turistas a ser habitantes temporales de los sitios que visitamos. Si luego oímos noticias de aquellos lugares los sentimos como propios y si conocemos en nuestra ciudad a alguien de allí sentimos que es nuestro paisano.

¿Qué es más complicado, escribir un libro o subir una montaña?
Para mí escribir un libro, aunque me imagino que para Pérez Reverte será al revés.

¿Sobre qué o quién te gustaría escribir tu próximo libro?
Me gustaría reanudar la historia de “Huida al Tíbet” donde la dejé. Cualquier otra historia que refleje la amistad y el afán de superación tampoco me importaría.

Mi libro favorito sobre montaña y viajes es...
Me gustó mucho “Mal de Altura” de Jon Krakauer, también “Mi montaña” de Eider Elizegi. Hay otros a los que les tengo mucho cariño, tal vez no por su calidad sino porque lo que lees en tu adolescencia lo cargas en tu mochila para el resto de la vida. Los libros de supervivencia del aventurero alemán Rüdiger Nehberg me encantaban.

¿Cuál sería tu rincón para Huir si te encontrases en la situación del personaje Jon o de Carlota…?
Seguramente vagabundearía un poco el Amazonas, por el Himalaya, por Polinesia o por ninguno de los anteriores.

Premio Desnivel de Literatura 2011

 

Huida al Tíbet de Endika Urtaran es la novela ganadora de la XIII edición del Premio Desnivel de Literatura. Un auténtico relato de aventuras. Con mucha montaña, tesoros, búsquedas, peligros… "Endika ha conseguido con esta novela que por fin el género de acción y aventuras llegue a la montaña", comentó Antonio Guerrero miembro del jurado en esta última edición.

Huida al Tíbet cuenta la historia de Jon, un cocinero vasco que ha sufrido un drama familiar. Carlota, una cartógrafa cubana nada convencional. Sam, un guía de montaña americano que vive al límite. Vidas aparentemente paralelas que se unen por la huida apasionante del presente hacia un futuro incierto con la aventura y el misterio como protagonistas. El místico Tíbet y el desmesurado Himalaya parecen ofrecerles cantidades ingentes de lo que andaban buscando. Novela que recuerda a los clásicos libros de aventuras y misterio, Endika ha conseguido recuperar un género y poner la montaña como telón de fondo donde se desarrolla la acción.

Endika Urtaran (38 años, Vitoria) ha trabajado durante años como cartógrafo para el IGN lo que explica algunas de las tramas de su historia como un misterioso mapa de los Jesuitas que estuvieron en Tíbet. Además es alpinista y ha participado en diferentes expediciones a montañas de ochomil metros y también al Polo Norte de modo que la experiencia en montaña y ochomilismo está tremendamente documentado y bien narrado en Huida al Tíbet.

Este libro se presentará el próximo jueves 1 de diciembre a las 19:30 horas en la Librería Desnivel.

Información relacionada

Volver a portadilla

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Literatura de montaña

  • La montaña puede curar Jordi Salvador Desde hace siglos, la montaña y el ser humano forman un binomio realmente interesante, no...
  • La muñeca del Chogolisa Gregorio Ariz El Chogolisa con sus 7.654 metros ocupa un lugar privilegiado en el Karakorum, junto al...
Publicidad

+ Cultura

Ver todo Cultura
  • Oriol Cardona  segundo en categoría junior masculina Vertical Race, campeonatos Europa Esquí de Montaña, Font Blanca, Andorra 2014 Primeras medallas españolas en el Campeonato de Europa de esquí de montaña El primer día de competición, celebrado el viernes, nos dejó los primeros metales para la delegación española, jornada en la que se disputó la Vertical Race. El equipo masculino italiano arrasó, copando los tres primeros lugares del podio en categoría senior masculina.
  • Chaleco Aleskya Protection con sistema de airbag, de Mammut. ISPO2014 ISPO 2014: galardonados los productos más innovadores (IV) La 74º edición de la feria alemana Ispo Múnich de los deportes de invierno cierra sus puertas con optimismo, se han vuelto a batir récord de visitantes y expositores y el balance es positivo. Os contamos cuáles han sido algunos de los productos más destacados, galardonados con un Ispo Award.
  • Aconcagua Los 13x6500 m de los Andes La cordillera de los Andes cuenta con 13 montañas por encima de los 6.500 metros. Una alternativa menos masificada y llena de aventura para los alpinistas que buscan ascender grandes picos. Los repasamos con nuestro colaborador Pablo Lukach.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com