Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
Novedad editorial

Ediciones Desnivel publica 'Cuadernos de montaña', de Eduardo Martínez de Pisón

“Solo en los lugares donde fue vivido puede comprenderse bien un sentimiento”, escribe el poeta Lamartine. Eduardo Martínez de Pisón recoge esta idea para hablar de la naturaleza, la física, y comprender (y agrandar) los sentimientos que provoca. El próximo lunes presentará su libro en la Librería Desnivel a las 19 h acompañado por Sebastián Álvaro y Pedro Nicolás.

Miércoles, 6 de Enero de 2016 - Actualizado a las 13:25h.

Portada del libro 'Cuadernos de montaña' de Eduardo Martínez de Pisón. [WEB]
Portada del libro 'Cuadernos de montaña' de Eduardo Martínez de Pisón.

Galería Noticia

  • Portada del libro 'Cuadernos de montaña' de Eduardo Martínez de Pisón. [WEB] Portada del libro 'Cuadernos de montaña' de Eduardo Martínez de Pisón.
  • Eduardo Martínez de Pisón en la Librería Desnivel. Noviembre 2015 Eduardo Martínez de Pisón en la Librería Desnivel.
  • Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel
  • Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel
  • Sebastián Álvaro y Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel Sebastián Álvaro y Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel
  • Sebastián Álvaro y Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel Sebastián Álvaro y Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel
  • Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel Eduardo Martínez de Pisón en la presentación de la nueva edición de "El sentimiento de la montaña" en la Librería Desnivel
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Vivir, conocer y comprender un lugar, es decir, su paisaje, lo que se ve -y lo que no se ve-, su esencia más pura, es el mejor estímulo para amar la naturaleza. Ediciones Desnivel publica 'Cuadernos de montaña', de Eduardo Martínez de Pisón, una obra que defiende las montañas desde la divulgación de las mismas. El lunes 18 el autor presentará el libro a partir de las 19 horas en la Librería Desnivel acompañado por dos grandes del montañismo y la comunicación, Pedro Nicolás y Sebastián Álvaro.


Como adelanto, Alberto Martínez Embid ha seleccionado estos fragmentos:

"El olor del boj es la puerta a un compartimiento de elevados paisajes"

“La primera señal que me llegaba en cada retorno al Pirineo era el olor del boj; una mezcla intensa de vivencias, sentidos y conocimientos aparecía a la llegada al estrecho de Santa Elena –entre la previa y llana ribera de Biescas y el ramificado y montuoso valle de Tena– con su violento surgimiento de capas rocosas, casi verticales, hasta alturas blanquecinas que sobrepasan bosques y pastos. El olor del boj es la puerta a un compartimiento de elevados paisajes, de cimas con nombres precisos. Como decía Henry Russell, allí empieza a tener la sensación de que las montañas me reconocen”.

 

"La única nube ceñuda estaba pegada a la montaña mientras el sol lucía en un día diáfano"

“Subí al Moncayo por primera vez hace muchos años –más de cuarenta [cincuenta y cinco, hoy]–, un 30 de diciembre, en medio de tal ventisca que las fotos que guardo del suceso se parecen más a la imagen borrosa de las figuras de unas apariciones en una sesión de espiritismo que a las típicas de recuerdo de cumbre. He repetido la ascensión en varias ocasiones. En casi todas, creo que en todas, me ha hecho un tiempo terrible: lluvias heladas, vientos que azotan, nieblas tan densas que no ves en un metro. No recuerdo una montaña tan similar al Ben Nevis escocés en su mal genio. Además, en casi todos esos momentos solo hacía malo en el Moncayo: la única nube ceñuda estaba pegada a la montaña, mientras el sol lucía en un día diáfano en el resto de la comarca entre Aragón y Castilla. El Moncayo es, en efecto, un bastión borrascoso. Elevado a 2.316 metros sobre los campos de Ágreda (1.200 metros) y Tarazona (800 metros), forma una breve loma cuyo relieve acentúa los caracteres del clima local y, gracias a ello, abriga en sus laderas bosques húmedos –de nuevo hayas, también robles, abedules– y armoniosos cuencos glaciares. Vale la pena, entonces, soportar sus iras. Creo que debido a ese temperamento inclemente son ciertas las sensaciones que provocó en Gustavo Adolfo Bécquer, cuando éste escribía en Los ojos verdes, refiriéndose a la naturaleza del Moncayo: “Todo allí es grande: la soledad…, vive en aquellos lugares”. A más fuerza, mayor grandeza”.

"Hay, sin duda, un cierto carácter gótico en algunos relieves de montaña"

“El más notable centro eruptivo es el que hoy, tras una larga historia de deformaciones y erosiones, da lugar al pico del Midi d’Ossau (2.884 metros), masa volcánica compacta destacada bruscamente sobre su entorno por paredes, espolones y crestas de extraordinaria belleza. De este modo, entre las dos fundamentales fases orogénicas se inserta otra de distinta actividad, más local pero también constructiva, cuyo efecto en el paisaje es francamente llamativo: realmente, un formidable pedrusco plantado sobre las lomas herbosas de Aneu, hundiendo sus profundas raíces en la tierra. Hay, sin duda, un cierto carácter gótico en algunos relieves de montaña, como en el caso del Midi d’Ossau: arquitecturas pétreas, pasadizos, cornisas, balconadas, torres, agujas, ángulos, prismas, extraplomos, arbotantes, pilares…, semejanzas hasta en los arbustos o hierbas que crecen en las fisuras de los viejos montes o castillos o iglesias. Igualmente se podría hablar del carácter montañoso de algunos grandes edificios tradicionales. Así ha descrito H. Sarramon la hermosa catedral de Sainte-Marie de Saint-Bertrand-de-Comminges, con un doble significado pirenaico: por un lado, el de su símbolo de poder sobre el valle del Alto Garona; por otro, el de su misma forma de catedral-montaña, afirmación física en el paisaje de una fuerza histórica, con creciente estilización en altura como los picos de su entorno. De este modo sentimos las catedrales en el Midi d’Ossau y al Midi en las obras de civilización, cuando éstas alcanzan el nivel de armonía en que se manifiesta la materia de la cordillera: cuando Victor Hugo vio esta cumbre dijo que en ella no se podía posar ningún pájaro, sino acaso una estrella".

 

"La intensidad de la montaña está ahora muy disminuida"

“Para ver no solo las explícitas, sino las repetidas marcas de los glaciares, desde las tierras bajas hasta las cumbres, desde hace varios milenios hasta hoy mismo, lo mejor es ir al valle de Benasque, en el Pirineo aragonés oriental. Cuando lo visité las primeras veces era un lugar apartado y el pueblo, sobrio –¿austero?–, aún tenía las huellas de recientes incendios. A partir de él se iba andando a todos sus valles altos, sus macizos retirados y solitarios –salvo acaso el del Aneto desde La Renclusa, más solicitado–. Esa intensidad de la montaña está ahora muy disminuida, mientras ha crecido la potencia económica, la comunicación exterior es rápida, los pueblos son pujantes núcleos turísticos y pistas, y carreteras internas han entrado en Estós, Vallibierna y Alto Ésera. Pero sus rasgos naturales siguen patentes y, pese al retroceso actual de los hielos, aún quedan hermosos glaciares cerca de algunas de sus cimas. Sin embargo, quince días de un verano de hace más de cuarenta años, acampados cuatro amigos en Estós completamente solos, como si fuera el Noroeste del Canadá…, ésas son cosas que no volverán […]”

 

 

Defender y divulgar las montañas:

Cuadernos de montaña

por Eduardo Martínez de Pisón

Una obra sensible y sabia que nos habla del poder transformador de las montañas sobre los hombres.

«Sólo en los lugares donde fue vivido puede comprenderse bien un sentimiento».

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Información relacionada

+ Libros

Ver todo Libros
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com