Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
NOVEDAD EDITORIAL

Riesgo y liderazgo: cómo organizar y guiar actividades en el medio natural

Los expertos en la práctica del montañismo conocen muy bien el significado de la palabra riesgo. Sin embargo, no todos los que organizan y dirigen actividades en el medio natural conocen el alcance de la palabra liderazgo. Descúbrelo en el último libro de Alberto Ayora.

Martes, 30 de Octubre de 2012 - Actualizado a las 07:09h.

Adriano en la bolera del Mont Blanc
Adriano Cofreces en la bolera del Mont Blanc (Colección Adriano Cofreces)

Galería Noticia

  • Adriano en la bolera del Mont Blanc Adriano Cofreces en la bolera del Mont Blanc
  • Portada del libro: Riesgo y liderazgo. Cómo organizar y guiar actividades en el medio natural Portada del libro: Riesgo y liderazgo. Cómo organizar y guiar actividades en el medio natural

La montaña es y debe seguir siendo un espacio de libertad personal, los beneficios que obtenemos creciendo y viviendo en su seno son invalorables, pero eso no es óbice para que aquellos que guían actividades en este medio se esfuercen por intentar liderar con el mayor grado de seguridad posible, y hacer todo lo que esté en su mano para evitar los accidentes.

Alberto Ayora te lo pone fácil, compartiendo contigo su amplia experiencia en el campo de la prevención y seguridad en montaña, con el propósito de proporcionarte herramientas para que nunca tengas que enfrentarte a un accidente, y si por desgracia así fuera, tengas en este libro un lugar donde puedas encontrar tus respuestas.

Te ofrecemos a continuación uno de los mejores capítulos del libro:

Plan de emergencia

En muchas ocasiones, los incidentes y accidentes que se producen en el medio natural nacen de una falta de planificación y preparación previas que, conjugadas con determinadas condiciones inseguras del medio y nuestros propios actos sobre el terreno, conducen a ese resultado no deseado e inesperado.

Cuando ante la aparición de esa emergencia no tenemos una respuesta previamente preparada, el resultado final puede tener consecuencias aún más imprevisibles y dramáticas.

El objetivo principal de todo Plan de Emergencia es reducir la complejidad que se genera en toda situación de emergencia, tener previstos los roles y misiones de todos los posibles actores, y disminuir lo máximo posible las consecuencias negativas que conlleva un acontecimiento así.

No busca restringir la capacidad de decisión de los implicados, sino que más bien intenta incrementar la rapidez y eficacia de las respuestas, tanto propias como las de la organización, proporcionando puntualmente la información necesaria y estando en disposición de poder anticiparse a las posibles situaciones consecuentes que puedan afectar a este objetivo.

Debe existir un Asesor de Seguridad que tenga la responsabilidad de supervisar, actualizar y mantener el Plan de Emergencia, junto con los planes de acción correspondientes.

Además, hay que considerar tener permanentemente constituido un Comité de Emergencias, con las responsabilidades claramente delimitadas en el Plan de Emergencia, y conviene que esté compuesto por el siguiente personal:

  • Un Coordinador de Emergencias.

  • Una persona de enlace con los medios de comunicación.

  • Un experto jurídico.

  • Un experto médico.

  • Un gerente o persona de enlace con las aseguradoras.

Como miembro no permanente de este Comité debe nombrarse, con carácter temporal y en función de su afinidad y cercanía con los participantes de cada actividad:

  • Una persona de contacto con los familiares.

ANÁLISIS DE POSIBLES SITUACIONES DE EMERGENCIA

El primer aspecto que debemos considerar como organización es determinar cuáles son las posibles situaciones de emergencia con las que nos podemos encontrar, y en función de estos diversos escenarios determinar el plan de actuación general y las posibles respuestas específicas que pudieran ser necesarias.

Podemos considerar una primera clasificación de las emergencias en función de su gravedad y del nivel inicial de respuesta exigido, definida por la siguiente escala:

  1. Incidentes menores. Grado 1. Se solucionan con facilidad por el propio responsable sobre el terreno y no requieren de la prestación de primeros auxilios. No exigen la activación del Comité de Emergencias.

  2. Emergencias leves. Grado 2. Accidentes leves que requieren la prestación de primeros auxilios, o situaciones que producen interferencias mínimas en el desarrollo normal de la actividad. Puede recibirse ayuda externa pero no es necesaria la activación del Comité de Emergencias. 

  3. Emergencias críticas. Grado 3. Accidentes graves o incidentes críticos que pueden repercutir de alguna forma directa o indirectamente sobre los responsables de la actividad o en nuestros programas. Exigen un apoyo por parte de la organización, por lo que es necesaria la activación del Comité de Emergencias.

  4. Emergencias catastróficas: Grado 4. Todo aquel accidente con resultado de lesiones irreversibles o muerte. Exigen la activación del Comité de Emergencias.

Igualmente, es conveniente tener analizadas, atendiendo a su tipología, las situaciones de emergencia que en el seno de las actividades desarrolladas consideramos que comúnmente se pueden producir. Estas pueden ser las siguientes:

  • Emergencias de tipo médico: enfermedades, lesiones por accidente…

  • Emergencias por limitaciones físicas o psíquicas: agotamientos, rechazo a participar y abandono de la actividad.

  • Emergencias por extravío o desaparición de un participante en una actividad.

  • Emergencia por accidente en medio de transporte terrestre o aéreo.

  • Fallecimiento de un participante.

  • Emergencias de tipo jurídico: por ejemplo, que alguien sea inculpado por un delito o por un accidente con retención por parte de las autoridades de otro país o del mismo.

  • Otras emergencias extraordinarias: incendios, terremotos, raptos, atentados terroristas...

El estudio de estas posibles situaciones y clasificaciones que acabamos de definir nos indica que cada una de las mismas puede conllevar respuestas diferentes. Sin embargo, esto no es óbice para que consideremos más eficaz establecer para todos los casos un plan general de actuación, que deberá complementarse en función de las características de cada situación, conforme a unos procedimientos específicos concretos para cada una de ellas.

Consideramos que es preferible tener un único plan de emergencia para simplificar, así como para evitar duplicidades y confusiones.

Guía para formular un plan de actuación general para todas las situaciones de emergencia

RESPUESTA INMEDIATA DEL RESPONSABLE DEL GRUPO SOBRE EL TERRENO

Cronológicamente, los principales factores que debe tener en cuenta y considerar con carácter inmediato el responsable del grupo son:

  1. Establecer la naturaleza y el alcance de los hechos lo antes posible.

  2. Asegurarse de que todo el grupo está reunido, a salvo y atendido.

  3. Recabar, si es necesaria, la atención médica inmediata.

  4. Recopilar los nombres de los afectados y las víctimas.

  5. Asegurarse de que un responsable acompaña a las víctimas al hospital con la información que pudiera ser de interés para los médicos.

  6. Notificar los hechos a las fuerzas de seguridad si fuera necesario.

  7. Notificar y asegurarse de que el Comité de Emergencias está al tanto del incidente.

  8. Asegurarse de que todos los miembros del grupo están siguiendo los procedimientos de emergencia y los roles asignados.

Igualmente, es conveniente que en cuanto sea posible se busque un lugar donde tener reunido al grupo con comodidad, y donde se pueda contar con medios de enlace para contactar con facilidad. Asimismo, es importante ir anotando, en cuanto sea factible, los hechos y decisiones que se vayan produciendo.

 

Imprescindible

Riesgo y liderazgo

Cómo organizar y guiar actividades en el medio natural

por Alberto Ayora

En este manual comparte con nosotros su amplia experiencia en el campo de la prevención y seguridad en montaña, y sobre todo en la organización y dirección de equipos. Riesgo y liderazgo no es un catálogo de accidentes y recomendaciones; ante todo insiste en la definición de los riesgos por parte de los monitores y directores de actividades y grupos y, lógicamente, en las pautas a seguir para la toma de decisiones.

Información relacionada

Volver a portadilla

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Libros

Ver todo Libros

+ Libro

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com