Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
SU ESTRENO EN EL 9A

Lucas de Jesús tras Autoengaño 9a: “Que fuera una vía de Dani Andrada me motivó más”

Este escalador madrileño de 21 años ha sido el último en sumarse al club español del noveno grado. Lo ha conseguido con una vía equipada por Dani Andrada, que también hizo la primera ascensión. En esta entrevista lo conocemos mejor.

Isaac Fernández/DESNIVEL - Jueves, 14 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 09:00h.

Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar
Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar (Foto: Guillermo Domínguez)

Galería Noticia

  • Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar
  • Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar
  • Lucas de Jesús en Rodellar. 2017 Lucas de Jesús
  • Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar
  • Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar Lucas de Jesús en 'Autoengaño' 9a de Rodellar
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Lucas de Jesús se define como “un chico como otro cualquiera; un chico corriente, me gusta salir con mis amigos, ir de fiesta, viajar y sobre todo escalar”. Este madrileño de 21 años está terminando el grado de CCAFYD (Ciencias de la Actividad Física y del Deporte) en la universidad y tiene un espíritu viajero: ha vivido el último año en Huesca y en unas semanas se muda al norte de Italia para una temporada.

Antes de ello, ha tenido tiempo de completar uno de los proyectos que más ansiaba en Rodellar. Ha conseguido encadenar Autoengaño, su primer 9a. Se trata de una vía que Dani Andrada equipó allá por 2008 y de la que él mismo realizó la primera ascensión en 2016, a las que siguieron rápidamente las repeticiones de Dani Fuertes y José Luis Palao. La de Lucas de Jesús es la tercera repetición.

Aprovechamos la excusa para entrevistarlo, que nos cuente los detalles y de paso conocerlo un poco mejor.

“9a es sólo un número y una letra... aunque me parecía que no lo iba a hacer nunca”

Acabas de hacer tu primer 9a con Autoengaño, ¿cómo te sientes?
Pues te diría que me siento muy contento, eufórico, etc., pero la verdad es que sobre todo me siento relajado, como si me hubiera quitado unos kilos de encima. Durante la última semana me he metido a mí mismo mucha presión con la vía, ya que tenía que volver a Madrid, y, aunque vuelvo a Rodellar ahora, no quería irme sin hacer la vía, no sea que se mojara o me hiciera daño y no pudiera hacerla. Por otro lado aún no termino de asimilarlo. El hecho de hacer 9a era algo que comentaba hace algunos años con mis amigos de coña; nos parecía algo que no íbamos a hacer nunca. De todas formas, es sólo un número y una letra, y no debe significar nada más. No creo ni quiero que me afecte a la hora de seguir viviendo la escalada del modo que la vivo.

¿Por qué elegiste esa vía? ¿Qué sabías de ella?
La temporada pasada pasé muy buenos ratos en este sector (El Psiquiátrico), porque tenía a muchos amigos motivados probando vías duras (Dani Fuertes, Carlos Logroño ‘Citro’, Ignacio Mulero, José Luis Palao, Pablo Beltrán o el propio Dani Andrada). Aseguré algunos pegues a Dani Fuertes y a Nacho Mulero en la vía y la verdad es que me motivaba porque la veía muy espectacular y de mi estilo.

Este año subí a Las Ventanas un día con Dani y me incitó a probarla. Me contó los métodos y, aunque hubo secuencias que no hice, vi que me podía motivar con ella. Además, tiene varias ventajas. La principal es que es una vía a la que podía ir por las mañanas. Durante el verano trabajaba por las tardes en el camping el Puente, por lo que necesitaba buscar un proyecto al que ir por las mañanas. Otra ventaja es que no es una vía muy larga, por lo que los pegues eran rápidos y ahorraba bastante tiempo.

“Nunca una vía me había exigido tanto a nivel físico y sobre todo psicológico”

Su equipador fue Dani Andrada, que también hizo la primera ascensión, ¿qué representa eso para ti?
Dani es muchas cosas. Es una leyenda, un referente siempre, que lleva en punta de lanza de la élite de la escalada desde antes de que yo naciera (a veces hacemos coñas con él en ese sentido), y además es un amigo. La visión que tuvo al equipar esta líneas y luego hacer la primera ascensión es sencillamente admirable. Las vías que equipa Dani en techo suelen ser bastante "de circo", con un estilo bastante exigente a nivel de empeines, giros, talones y rodillas. El hecho de que esta vía fuera suya me motivó todavía más a hacerla y, además, el nombre me gusta mucho.

¿Cómo ha sido el proceso de trabajo e intentos? ¿Cuánto tiempo te ha llevado?
El proceso ha sido largo y duro. Nunca una vía me había exigido tanto. No sólo a nivel físico, sino sobre todo a nivel psicológico. La última semana andaba esquizo perdido todo el día, dándole vueltas a por qué me caía y en qué estaba fallando. Empecé a probar la vía en junio, pero durante el mes de julio la dejé bastante abandonada mientras me centraba en otras vías e iba cogiendo forma. A finales de julio y durante agosto me motivé más con ella. Pero los días que iba a penas daba solo un pegue y, unido al calor que hacía y al cansancio que arrastraba de escalar, trabajar y salir de fiesta, la verdad que entré bastante en el pozo y no me movía demasiado. Ahora en septiembre, que ya no trabajaba, bajaron un poco las temperaturas y había menos fiesta, ha sido más fácil motivarse de nuevo y sentir progresión.

¿Cómo describirías Autoengaño?
Autoengaño es una vía de mucho techo, en algunos tramos incluso descendentes. Tendrá unos 20 metros aproximadamente. Se podría dividir en dos tramos de 8c separados por un reposo de rodilla no muy bueno. El primer tramo tiene dos pasos clave. Una puerta muy aleatoria en chapa cuatro (me caí cerca del suelo más de una vez) y un búlder muy físico y de mucha tensión corporal justo antes de la rodilla. Esta fue la sección que más me costó pasar. A partir de la rodilla viene otra sección en la que incluso escalas hacia abajo con los pies por delante. Es una sección más técnica con muchos talones y empeines, y un salto  desde unas rodillas bastante precarias. En la sección final el canto se hace más pequeño y me caí hasta 3 veces entrando al reposo salvador.

“Yo escalo porque me gusta... y mucho. Pero no lo es todo en mi vida”

¿Cuándo y dónde comenzaste a escalar? ¿Qué recuerdos tienes de aquellos primeros tiempos?
Empecé a escalar a los 12 años en el instituto San Fernando. Gracias a Pedro Pérez y Ana Belén Úbeda, me apunté a la extraescolar de escalada y empecé a ir al rocódromo, pero la roca era algo ajeno a mi mundo hasta los 16 años, prácticamente. Empecé a competir y a conocer chavales de mi edad con los que salir a escalar, hasta tal punto que esos chavales hoy son de mis mejores amigos y toda mi vida está sujeta a la escalada. Recuerdo los primeros años en el roco leyendo revistas y viendo a gente como Dani Andrada, Citro, Patxi Usobiaga... nunca pensé que fuera a conocerlos o a estar escalando con ellos. Supongo que precisamente es una de las cosas más bonitas de la escalada a diferencia de otros deportes.

¿Cuál es tu manera de vivir la escalada actualmente?
Como dice mi buen amigo Guille, yo escalo porque me gusta. Ni es mi vida entera, ni estaría perdido si no escalara. Lo veo como una forma sana de ver la escalada, porque cuando una cosa es todo en la vida para ti, si la pierdes por cualquier cosa, estás vacío. Por eso digo. Escalo porque me gusta. Mucho, muchísimo. Es obvio que trato de planificar mi vida en torno a la escalada. Trato de vivir en sitios donde se pueda escalar cerca (este año vine a estudiar a Huesca por esa razón), mis viajes son siempre relacionados con escalada, mis mejores amigos son con los que escalo... pero no lo es todo. Soy feliz escalando, pero si dejara de escalar encontraría otra cosa que me hiciera feliz, no se acabaría el mundo.

“Este año estoy más motivado con equipar competiciones que con competir”

¿Sólo escalas en roca o también compites? ¿Qué te aporta?
También compito, pero doy bastante pena [risas]. La verdad es que competir no es mi fuerte. Por un lado, me gusta muchísimo más escalar en roca que entrenar en resina. Siempre que puedo salir del plafón a roca lo hago. Si quieres competir bien, debes centrarte en ello, planificar un entrenamiento... y es algo que ahora mismo no quiero hacer. Me gusta ir a las competiciones, ver a todo el mundo y pasar un buen día escalando y darlo todo. Este año estoy más motivado con equipar competiciones. Hice el curso de equipador nacional y, aunque me falta todavía una de las prácticas, tengo bastantes ganas de hacer cosas. Me parece interesante ver la competición desde el otro lado también.

¿Te dedicas sólo a la cuerda o también bloque?
Este último año, viviendo en Huesca el crashpad ha cogido polvo, pero bueno, también es normal teniendo tantas escuelas de deportiva cerca. Cuando vivo en Madrid sí que hago bastante bloque en invierno. Este año que me voy al norte de Italia y tengo zonas de bloque muy buenas cerca; creo que haré bastante más bloque. Me gusta combinar ambas disciplinas, ya que creo que se complementan muy bien y cada una aporta cosas positivas a la otra.

¿Cuáles son tus sueños y objetivos de futuro como escalador?
Por el momento, seguir disfrutando de la escalada y de mi vida. Pasar buenos ratos con amigos, conocer nuevas zonas. Entrar y salir del pozo de vez en cuando...

Ahora en serio, la verdad que en un futuro próximo me apetece cerrar algunas vías que tengo pendientes en Rodellar, conocer nuevos sitios y escalar bastante a vista. Es algo que descuido mucho y debería hacer mucho más.

Escalador compulsivo, equipador incansable

Dani Andrada

El juego de escalar


Pati Blasco

Escalador compulsivo, equipador incansable, coleccionista de octavos y novenos, Dani Andrada ha aportado mucho a este mundo de paredes, sobre todo ha aportado su motivación. ¡A muerte!

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Escaladores

Ver todo Escaladores

+ Libro

  • Un momento de la carrera de orientación.<br>Foto: desnivelpress.com... Detalles en voz alta: una técnica para no perderse en el monte

    Perderse en la naturaleza es una experiencia muy turbadora y, cuando se prolonga, es fácil aturullarse y tomar decisiones torpes. Laurence Gonzales habla de ello en el libro Supervivencia. Quién sobrevive, quién muere y por qué.

  • Portada del libro 'La mirada del viajero' por Sergi Latorre. “La mirada del viajero”, la vida como viaje

    Un atípico libro de viajes que habla de uno y de todos a la vez, sin las fronteras del espacio y el tiempo, solo los instantes.

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat El efecto manada: el error de pensar que los peligros no acechan a los grupos

    Está en nuestros genes: cuando las personas estamos acompañadas tenemos la sensación de estar protegidas. Este un sentimiento traicionero, sobre todo en el monte, donde las multitudes pueden hacernos bajar la guardia. Lo explica el libro Seguridad en montaña. Los peligros ocultos.

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat No todo el mundo puede ser Kilian Jornet

    Los expertos en seguridad avisan: está muy bien motivarse con los ídolos de la montaña, pero hasta cierto punto. Detrás del aura de genialidad que les rodea hay años de entrenamiento y experiencia que el aficionado medio no tiene. Imitémosles, pero con cabeza.

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com