Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:

Pavel Blažek, asegurador de Adam Ondra: “Es una máquina de escalar”

Toda estrella del rock necesita un músico que le acompañe, y todo gran escalador necesita un asegurador firme. Adam Ondra encontó al suyo en Pavel Blažek, un diseñador web, fotógrafo y escalador checo de 41 años.

Jueves, 15 de Diciembre de 2016 - Actualizado a las 15:50h.

Adam Ondra y Pavel Blazek en la cumbre del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
Adam Ondra y Pavel Blazek en la cumbre del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. (Heinz Zak)

Galería Noticia

  • Adam Ondra y Pavel Blazek en la cumbre del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. Adam Ondra y Pavel Blazek en la cumbre del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
  • Adam Ondra en el largo 14 (9a) del Dawn Wall, El Capitan, Yosemite. Adam Ondra en el largo 14 (9a) del Dawn Wall, El Capitan, Yosemite.
  • Adam Ondra en el Dawn Wall, El Captitan, Yosemite. Adam Ondra en el Dawn Wall, El Captitan, Yosemite.
  • Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
  • Pavel Blazek, Adam Ondra, Heinz Zak (de izq. a dcha.) en el Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. Pavel Blazek, Adam Ondra, Heinz Zak (de izq. a dcha.) en el Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
  • Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
  • Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
  • Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
  • Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite. Adam Ondra en la primera repetición del Dawn Wall (900m, 9a). El Capitan. Yosemite.
  • Adam Ondra y Pavel Blazek en su hamaca del Dawn Wall Adam Ondra y Pavel Blazek en su hamaca del Dawn Wall
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Pavel Blažek ha pasado el último mes en El Cap haciendo un curso intensivo en las complejidades de la escalada en pared mientras aseguraba a Adam Ondra en la segunda ascensión en libre al Dawn Wall. En esta entrevista publicada en la web de Black Diamond cuenta los detalles de la aventura.

¿Cuál es tu experiencia como escalador?
Solía escalar mucho. Empecé cuando tenía 16, y cuando era joven la escalada lo era casi todo en mi vida. Hacía muchos solos integrales y entonces sufrí un gran accidente, me rompí tres discos de la columna. Después de aquello hice un solo en el Diamon de Longs Peak, en Colorado, y llegué hasta una sección que estaba helada y que me costó mucho. Caí en la cuenta de que no era tan bueno y que tenía que hacer algo más.

¿Y qué hiciste?
Me pasé a las expediciones polares. En ese momento estaba siempre escalando pero en realidad no entrenaba.

"Le tiré [asegurando] el primer día"

¿Y cómo te convertiste en el compañero de Adam Ondra?
Bueno, soy fotógrafo de expediciones y, como me muevo en este mundillo, conocía a Adam. Entonces pensé, “Vaya, me encantaría trabajar con este tipo”. Lo que realmente me fastidia es que es uno de los mejores escaladores del mundo y muchos lo conocen fuera de las fronteras de la República Checa, pero no dentro. Me gustaría cambiar eso. Quiero decir, creo que se lo merece. Por eso hace año y medio cogí el teléfono, le llamé y le pregunté si le apetecía hacer un viaje.

Estaba muy emocionado y al principio pensábamos que sería a Change (5.15c), su vía de Flatanger, en Noruega. Después me enteré por algún periódico de que tenía en la cabeza Yosmite, y entonces me dije que sí, que estaba pensando en el Dawn Wall. Me fascinaba poder formar parte de la “expedición”, así que hablé con Adam y Heinz Zak, que se iba a encargar de la fotografía en el viaje, para proponer que nos viéramos. Pero él dijo: “Nos vamos a Flatanger en una semana. ¿Quieres venir?". Mientras estábamos allí les pregunté que si necesitaban ayuda y así es como empezó todo. Adam dijo que podría ser su asegurador porque le estuve asegurando aquella semana.

¿Entonces pasaste el examen de Adam Ondra?
Bueno... de hecho le tiré el primer día. Estaba escalando Change que tiene una sección dura a cinco o seis metros del suelo y, además —no debería decirlo—, ¡nunca había usado un Grigri! Nunca. Y él decía: “Tienes que usarlo”. Y, claro, cometí el error de sujetar la cuerda, que iba a él, y me quemé los dedos. Cuando tocó el suelo pensé, “Uf, mierda”. Pero él estaba tan cabreado por no haber conseguido hacer los movimientos que ni siquiera me dijo nada. Heinz se pasó la hora siguiente enseñándome. Al final cogí mucha práctica esa semana. Adam escala muy rápido, no chapa las cintas y se expone a caídas de unos 20 metros, así que es básico saber usar el Grigri.

"Estar todo el día a 400 metros en una pared te chupa la fuerza"

¿Habías estado en Yosemite antes?
Unas seis o siete veces y El Cap siempre me había hipnotizado.

Pero no lo has escalado nunca.
Nunca. Antes de este último viaje casi no había hecho en vías de varios largos.

¿Estabas nervioso?
Uf, a más no poder. De hecho, después del primer día con Adam en la pared pensé que me tendría que ir. Era durísimo. Había estado entrenando, corriendo bastante, escalando y aun así... el primer día sentía que era durísimo. Y luego estaba el ambiente, claro. El hecho de estar todo el día a 400 metros en una pared te chupa la fuerza.

¿Le dijiste a Adam que estabas pensando en largarte?
Sí, claro, no iba a mentirle. Pero me dijo: “Eh, está bien, no te preocupes, ¡yo también estoy cansado!”.

¿Dudabas de que Adam pudiese completar la segunda ascensión?
Nunca. Es una máquina de escalar. Claro que estábamos sorprendidos por lo difícil que es el Dawn Wall. No quiero quitarle importancia. La roca es como el cristal. Pero, una vez más, nunca dudé de que lo conseguiría. Es alguien sumamente centrado. Había veces en las que ni siquiera me molestaba en hablar con él. No importaba si tenía un aleje de 20 metros. No hablaba con él porque, ¿sabes?, no escucha. Está totalmente centrado.

"Decidimos que Adam cocinaría y yo haría el resto"

¿Cómo fue el proceso de trabajo en el Dawn Wall?
Nuestro programa era de dos días en la pared y uno de descanso. Teníamos dos hamacas puestas en una repisa a unos 30 metros por debajo del largo 14 a las que llámabamos campo base. Nos levantábamos pronto, él ensayaba algunos movimientos y durante el día, cuando hacía mucho calor, nos quedábamos en las hamacas. Alrededor de las 5 probábamos los largos y trabajábamos hasta medianoche o las dos de la madrugada. El día siguiente era exactamente igual. Y al otro bajábamos y pasábamos una jornada en el suelo.

¿Qué hacíais esos ratos en las hamacas?
Eran como un horno. Básicamente nos tostábamos. Se calientan mucho. Pero llevaba paneles solares y podíamos cargar los teléfonos, de hecho teníamos buena señal. Hablábamos con los amigos, leíamos la Wikipedia y las noticias, charlábamos. Lo que de verdad me gusta de Adam es que sabe mucho y no solo de escalada. Así que discutíamos de temas como las relaciones entre Israel y Palestina, política, cualquier cosa que hiciese Elon Musk. Y, por supuesto, dos chicos en una pared... hablábamos de chicas también [risas].

¿Quién cocinaba?
¡Odio cocinar! En Noruega decidimos que Adam cocinaría y yo haría el resto.

¿Es un buen cocinero?
Le encanta.

¿Alguna vez fuiste de primero, por placer, mientras él descansaba?
De ninguna manera. Pero él quería que escalase el último largo [en la ascensión inicial medio en libre medio en artificial], que era fácil, y le dije: “De ninguna manera, es tu proyecto”.

"Estar pendiente de la cuerda 10 horas al día no era fácil"

Así que aseguraste todo el rato.
Sí, salvo una tarde en la que él estaba trabajando el destrepe del largo 16. Le pedimos a un chico de Camp 4 que compartía campamento con nosotros que asegurse porque yo quería hacer algunas fotos mientras Heinz estaba en Bishop. Fue solo una tarde.

¿Te cansaste alguna vez de asegurar?
Claro. Estar pendiente de la cuerda 10 horas al día no era fácil y casi todo el tiempo hacía mucho frío... pero aun así disfruté mucho.

¿Hubo algún momento de susto en la pared?
Claro. Uno fue en el largo 10. Empezó a escalar y la protección no era de lo mejor. De hecho es bastante mala. Estaba 10 o 15 metros por encima de mí y tenía un aleje de unos 5 o 6 y, de pronto, saltaron tres copperheads. ¡Ping, ping, ping! Pensaba en que si se caía iba a volar un tramo por debajo de mí. Estaba oscuro. Ni siquiera se lo dije y consiguió pasarlo.

¿Al final del mes era evidente que Adam estaba preparado para el intento?
Es gracioso. Cuando Adam dijo “Vamos a por ello” yo pensé que era pronto, honestamente. Pensaba que le dedicaría más tiempo a ensayar los largos. Pero una vez más, así es él. Adam siempre trata de ir directo.

"Al principio escaló todo muy rápido"

¿Parecía nervioso?
Ya sabes, no podría asegurarlo cuando empezamos. Pero unos tres días después de terminar me dijo que lo estaba y hablamos de la presión. Yo no lo noté. Quizá es muy bueno ocultándolo.

¿Al menos hubo algún rato en el que parecía estar sufriendo?
Al principio escaló todo muy rápido. Pero luego llegamos al largo 14 [5.14d], que era el primer crux. Nos dimos medio día de descanso y él parecía relajado, muy motivado. Pero cayó como ocho veces y eso nos dejó sorprendidos a todos. Ese día no escalamos nada. Fue chocante. Nos preguntábamos qué pasaba. No parecía cansado y no percibí que tuviera estrés.

¿Por qué crees que cayó tantas veces?
Él dijo que era mental. Y el otro motivo creo que fueron los pies de gato [risas]. Sé que suena gracioso y que la gente, cuando lo lea, va a decir “Sí, claro”. Pero ese problema de búlder ya lo había hecho a vista. No era una parte difícil para él. Yo le había visto hacerlo un par de veces antes del intento y de repente se caía. Era raro. Los gatos eran nuevos y tengo la sospecha de que no estaban suficientemente gastados.

Al final lo consiguió.
Sí, al día siguiente, y continuó con el largo 15, aunque cayó en el último paso. Ese fue otro momento interesante. Era evidente que estaba cansado y ya estaba oscuro, así que estábamos obligados a decidir: parar, volver al base y perder otro día o volver a probar. Al final estuvimos sentados en las hamacas una hora, encendimos los frontales y estuvimos allí parados... hablando. Fue un momento especial: con las piernas colgando, veíamos las estrellas mientras charlábamos. Aprecio mucho estos momentos. Por supuesto, luego decidió volver y lo hizo.

"Adam estaba tan emocionado que no lo iba a dejar escapar"

¿Fue cuando te diste cuenta de que ya lo teníais en el bote?
No, qué va. No fue así. El largo 16 [5.14a] también es difícil. Y más arriba también pueden pasar cientos de cosas. Lo que sí que sabía era que Adam estaba tan emocionado que no lo iba a dejar escapar. La incertidumbre duró hasta el último día, que arrancó con una niebla muy espesa. Lloviznaba. Creo que tocaba el largo 22 [5.10] y estaba 100% húmedo. Adam escalaba en la niebla y no hablaba. Sabía que el momento era serio. Estaba en un aleje grande y todo estaba mojado. Pero una vez más aprendí que con él uno debe estar tranquilo y hacer sus tareas porque él se encargará de las suyas. Lo consiguió, pero yo podía notar la tensión. Cuando llegué a su atura estaba casi desmayado por el miedo y la dificultad.

¿Cómo fue el momento de llegar arriba?
Lo más gracioso es que yo estaba sentado en la última reunión cuando llegó al top y lo que oí fueron sus gritos. Esperé y esperé ¡durante unos 20 minutos! Pensaba que estaban abriendo champán. ¡Yo miraba para arriba y solo pensaba en que no se olvidasen de mí!

¿Había mucha gente esperándole arriba?
Me soprendió que tampoco fuese tanta. Sé que el tiempo era bastante malo, y que no era el primero, pero pensé que merecía reconocimiento porque era un gran logro. No había casi nadie en realidad. Solo Heinz y un par de amigos. Lo celebramos durante una hora y bebimos vino pese a que ninguno somos grandes bebedores. Luego empezamos a bajar... así que no hubo una verdadera celebración enorme [risas].

¿Qué será lo próximo con Adam? ¿Más aventuras?
Es difícil decirlo. Me voy de nuevo de expedición a Lake Baikal en febrero y Adam irá a España, donde va a pasar la mayor parte del invierno haciendo deportiva. Luego quiere volver a Flatanger. No obstante, queremos trabajar juntos más veces. Nos llevamos bien. Hay confianza entre nosotros.

Información relacionada

  • El Dawn Wall de Adam Ondra
  • Adam Ondra completa la repetición del Dawn Wall
  • Revista Escalar nº105

    En este número: El Dawn Wall de Adan Ondra, CRECE LA LEYENDA. Destino Calcena, Zaragoza. Búlder en Vilafamés Castellón y La Jonquera Bloquera. 4 zonas de escalada de Burgos. De viaje a Ulassai: Cerdeña. Entrenamiento específico.

  • Revista Desnivel nº365 Especial Esquí

    Especial Esquí de Montaña 2016/17: 6 RUTAS PARA DESCUBRIR Pirineos, Cordillera Cantábrica, Guadarrama, Sierra Nevada. COMPLETA GUÍA DE MATERIAL Tablas, Botas, Mochilas, Pieles, Arneses...7. RETRATOS DE ESQUIADORES ANÁLISIS DEL RIESGO FREERIDE EN ARGENTINA TELEMARK: LIBERA TU TALÓN

Volver a portadilla

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
  • Trucos montañeros: píldoras de experiencia

    ¡Cuéntanos tu truco montañero y entra en el sorteo de un hornillo Primus Lite+!

    Hornillo Primus Lite Plus

    En el pasado número de Grandes Espacios publicamos una serie de trucos para hacer más llevadera la montaña invernal. Son trucos que nos "soplaron" varios profesionales y expertos amateurs de la montaña que se pasan la vida entre la nieve y el hielo. Seguro que vosotros también tenéis un montón de ellos.

    Comenta, vota y comparte esta noticia |

Literatura de montaña

  • Alpinismo Gilles Modica Inventar para ascender, inventar para franquear, inventar para regresar, inventar para sobrevivir… inventar siempre para...
  • Carlos Soria. Alpinista Darío Rodríguez Hay proyectos tan excepcionales que marcan la vida de quien los lleva a cabo. En...
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com