Saltar el menú e ir al contenido

Publicidad
SIERRA SECA. GRANADA.

Arcedo de la Loma del Viento

El otoño llega donde menos se le espera. Es el caso de Sierra Seca, parte de cuya orografía es compartida por los vecinos parques naturales de la sierra de Castril (Granada) y de las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén).

Agustín García Fotos: Roberto Travesí - Lunes, 30 de Septiembre de 2013 - Actualizado a las 09:17h.

Aceral de Sierra Seca
Aceral de Sierra Seca

Galería Noticia

  • Aceral de Sierra Seca Aceral de Sierra Seca
  • Mapa del recorrido Arcedo de la Loma del Viento Mapa del recorrido Arcedo de la Loma del Viento

El arce granadino aparece de forma dispersa en bosques y roquedos, principalmente en sustratos calizos, y requiere cierto grado de humedad por lo que en numerosas sierras andaluzas lo vamos a encontrar, principalmente en las umbrías, entre los 1.200 y los 2.000 metros de altitud. Fuera de Andalucía, también se halla en otras montañas del este de la península Ibérica, así como en el norte de África. Los arcedos, mucho más abundantes en el pasado cuando las precipitaciones eran mayores, hoy en día permanecen acantonados en los escasos rincones donde encuentran la humedad requerida. Esta especie, en contadas ocasiones, constituye arboledas dignas de ser consideradas como tales. Este es el caso del que describimos aquí, reconocido como Arboleda Singular por la Junta de Andalucía. En este arcedo que se reparte a lo largo de 23,4 ha encontramos numerosos ejemplares que superan los diez metros de altura y cuyos troncos presentan un grosor considerable: en torno a los tres metros de perímetro.

Itinerario

Partimos del cortijo del Escribano y pasamos por delante de esta antigua morada cuyas ruinas insinúan su pasado esplendoroso, en mitad de un vasto encinar. Continuamos por la pista, en dirección oeste-suroeste, y cuando hemos avanzado unos ochocientos metros, la vía traza una cerrada curva a la izquierda para atravesar el suave barranco del Chaparral. Es aquí, junto al mismo lecho, donde tenemos que seguir otra pista menor, no apta para vehículos, que sale por la derecha y al instante desemboca en un pequeño calvero con unos bebederos para el ganado. La pista cruza aquí el cauce del barranco y sube por su izquierda para avanzar suavemente entre la vegetación.

Siempre caminamos relativamente próximos al arroyo del Chaparral, sin separarnos nunca de su cauce más de cien metros, y nos movemos entre un denso encinar al que acompañan enebros y algunos pinos. Tras haber atravesado el arroyo mencionado en cuatro ocasiones, y después de haberlo seguido durante un kilómetro y medio, desembocamos en una zona despejada donde la pista parece acabarse. Estamos situados en una hermosa pradera, antigua tierra de labor en las que aún existe un añoso ejemplar de almendro. El barranco del Chaparral gira a la izquierda para ascender por una inclinada pendiente y nosotros le damos la espalda para atravesar el calvero rumbo norte y dirigirnos hacia unos montones de piedras existentes al otro extremo de la pradería. Pasamos junto a éstos y tras rebasarlos retomamos la antigua traza de pista que cruza ahora un barranquillo para iniciar una acusada subida junto al cauce de éste.

Caminamos inmersos en la frondosidad de un denso arbolado. Tras recorrer unos cuatrocientos metros más, esta rudimentaria vía dibuja una cerrada curva a la derecha. Aquí nos salimos, en sentido opuesto, cruzamos el inmediato lecho del barranquillo y continuamos por un antiguo sendero, medio perdido, que de inmediato gira a la derecha y continúa ascendiendo entre encinas y pinos. En todo momento damos vistas al cauce del barranquillo anterior, que ahora lo llevamos a la derecha. Este antiguo camino mulero discurre bajo un denso arbolado, y su traza pasa a veces inadvertida entre los abundantes palos, piñas, piedras sueltas y pinaza existentes en el suelo.

Cuando hemos avanzado algo más de doscientos metros por esta desdibujada senda, desembocamos en una zona más abierta donde encontramos tres tornajos de madera. Estos bebederos de ganado sirven además para que el sapo partero pueda reproducirse. Estamos situados ahora en un idílico entorno, y podemos ver algunos ejemplares de arce, junto a majuelos, madreselvas arbóreas, agracejos, rosales silvestres… Desde aquí también se nos muestran unas hermosas vistas del camino de subida. Partiendo de los tornajos, continuamos hacia el sur, por un tenue sendero que asciende entre majuelos y se encamina hacia unos hermosos pinos laricios. Tras recorrer unas decenas de metros, llegamos al sorprendente bosquete de arces, los cuales inundan con su llamativo colorido todo el entorno. Desde este hermoso enclave nos podemos mover por los alrededores para apreciar la belleza de estos singulares caducifolios, que con sus intensas tonalidades rojizas, ocres y amarillas actúan como hitos de color, en contraste con el blanquecino de los roquedos, el verde oscuro de las coníferas y el azul del cielo.

Guía práctica

  • Situación: Sierra Seca (Huéscar), al norte de la provincia de Granada.
  • Partida y llegada: cortijo del Escribano (1.378 m), situado al pie de Sierra Seca, en su cara este.
  • Cómo llegar: salimos de Huéscar en dirección Castril por la A-326. A 2,4 km encontramos un desvío a la derecha, por el que continuamos (carretera A-4301 que va hacia el puerto de la Losa y Santiago de la Espada). Conviene poner aquí a cero el cuentakilómetros. A los 17 kilómetros aproximadamente, sale por la izquierda una pista de tierra, flanqueada a ambos lados por cipreses. Nos introducimos en ésta y al instante atravesamos el río Raigadas, en las inmediaciones del cortijo de las Nogueras. Acto seguido la vía se bifurca y seguimos el ramal izquierdo para avanzar por él obviando alguna que otra pista secundaria. Subimos próximos al barranco del Tornajuelo, y cuando hemos recorrido 2,8 km desde el inicio de la pista de tierra, llegamos a otra bifurcación. Aquí tomamos el ramal izquierdo, el que sube a Sierra Seca y los Prados del Conde, y avanzamos durante 1,8 km más, hasta llegar a una curva cerrada de la que parte otra vía secundaria que se dirige hacia el inminente cortijo del Escribano.
  • Desnivel: 300 metros.
  • Distancia: 8 kilómetros (ida y vuelta).
  • Cartografía: Hojas 229-I y 229-II del IGN. 1:25.000.
  • Alojamiento: en Huéscar podemos encontrar numerosas ofertas de alojamiento. info: www.aytohuescar.com. También en el hotel Collados de la Sagra (Puebla de Don Fadrique).

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Excursiones otoñales

Ver todo Excursiones otoñales

+ Libro

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

  • Niños jugando en un rocódromo. ¿Jugamos? La mejor manera de empezar a escalar

    ¿Eres profesor de la E.S.O? ¿Entrenador juvenil? Si trabajas con jóvenes y quieres iniciarlos en la escalada, este es tu libro. 60 juegos de iniciación que se pueden realizar con el material de uso frecuente en los centros educativos.

  • Ilustración del libro 'Una gran ascensión' ‘Una gran ascensión’: la montaña para niños

    Cae la noche y se van a la cama: “Os contaré un historia mientras os ponéis el pijama”. (Si sois de los que leen a sus hijos antes de dormir, os interesa el cuento de los animales que se organizan para poner en marcha su primera expedición).

  • Steve House. Steve House: “Soy un punk con crampones. Vivo para escalar”

    Reinhold Messner dice que Steve House está entre los mejores alpinistas del mundo. Para conseguirlo, decidió seguir un camino que muchos cuestionaban con preguntas insolentes: “¿Qué vas a hacer cuando seas viejo y tengas las rodillas machacadas? ¿Estás ahorrando para tu jubilación?”

  • Portada del libro:  La Torre. Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre, por Kelly Cordes Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre

    No hay tantas montañas que puedan contarnos la historia del alpinismo y su evolución en sí mismas. No hay tantas montañas que nos hablen de nuestro impacto en la historia o que nos hagan preguntarnos ¿qué es lo más importante la cumbre o la escalada? No hay tantas montañas que entre su hielo y su roca encierren una polémica que dura casi cincuenta años.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com