Saltar el menú e ir al contenido

Publicidad
PAÍS VASCO

Hayedo de Otzarreta en el Parque Natural de Gorbeia

En la frontera vizcaína y alavesa, allí por donde el Gorbeia asoma su característica figura, vive un hayedo extraño. Sus árboles, en vez de extender sus ramas como hacen las hayas “tradicionales”, suben directas hacia el cielo. La explicación la encontraréis en el texto. El pequeño hayedo de Otzarreta (o de Isabel, como lo conocen algunos) es sólo la primera estación de una fabulosa excursión que nos llevará por la “ventana” de Atxuri, los singulares tejos de las campas de Arimekorta y la valiosa turbera de Saldropo.

Mar Ramírez - Lunes, 1 de Octubre de 2012 - Actualizado a las 11:08h.

El hayedo de Otzarreta en el parque natural de Gorbeia entre Vizcaya y Álava
El hayedo de Otzarreta es pequeño pero muy curioso, pues sus ramas se disponen como brazos levantados hacia el cielo (Juan Carlos Muñoz )

Galería Noticia

  • El hayedo de Otzarreta en el parque natural de Gorbeia entre Vizcaya y Álava El hayedo de Otzarreta es pequeño pero muy curioso, pues sus ramas se disponen como brazos levantados hacia el cielo
  • Mapa del recorrido por el hayedo de Otzarreta en el parque natural de Gorbeia entre Vizcaya y Álava Mapa del recorrido por el hayedo de Otzarreta en el parque natural de Gorbeia entre Vizcaya y Álava

Desde el puerto de Barazar se puede ver, aguzando la vista el Gorbeia, uno de los cinco montes bocineros de Vizcaya, desde donde se convocaban a Juntas generales mediante hogueras y el toque de cuernos, y su famosa cruz coronándolo. No estamos en un puerto cualquiera sino en uno de los pasos más ancestrales utilizados por pastores y viajeros para atravesar las muralla de Atxuri. Así lo atestigua la presencia de una vieja calzada, oculta a tramos por la carretera N-240. Barazar también señala la divisoria de aguas entre la cuenca cantábrica y la mediterránea.

Itinerario

Justo en el puerto se levanta el restaurante Bengoetxea, hoy cerrado. Detrás de él comienza una pista que se dirige al humedal de Saldropo. Después de un buen desayuno en el bar Barazar, al otro lado de la carretera, continuamos por la pista. Aunque apenas presenta desnivel podemos seguir circulando por ella con el vehículo unos 1.200 metros entre plantaciones de alerces japoneses y cipreses de Douglas, especies repobladas naturalmente, hasta alcanzar una bifurcación.

El ramal izquierdo indica hacia Otzarreta; el de la derecha hacia el humedal de Saldropo. Ambos caminos estás en muy buen estado, pero ya es hora de echar pie a tierra y seguir caminando. Vamos a hacer un recorrido circular, de modo que podríamos tomar cualquiera de ellos. Como queremos ver lo primero el hayedo tomamos el ramal de la izquierda. En unos 20 minutos de suave paseo llegaremos al hayedo de Otzarreta. Apenas lo forman un centenar de hayas pero están tan bien repartidas junto a un sinuoso regato, que componen un paisaje idílico.

Los aficionados a los hayedos notarán algo raro en estas hayas: sus ramas no crecen horizontalmente, como es común entre las hayas, sino verticalmente, hacia el cielo. Y es que estos árboles fueron explotados para obtener carbón. El carboneo convirtió a Otzarreta en hayedo trasmocho.

Después de deambular por el interior de este bello rincón y disfrutar con la serenidad que emanan sus enormes hayas retomamos la pista que sube. En el primer cruce de pistas seguimos hacia la derecha descartando la que indica hacia el pueblo de Ubide.

Pronto veremos las antenas que coronan el monte Eneabe por cuyo piedemonte occidental caminamos. En el aparcamiento de Upeta dejamos otra desviación que bordea el monte hacia la izquierda para seguir valle arriba por una senda que cada vez se hace más empinada hasta ascender al pie del monte Arralde. El sendero está marcado como sendero GR 123.

Dejamos el monte Bastalarra a la derecha. En este punto podríamos tomar una pista que conduce directamente al humedal de Saldropo pero optamos por seguir la senda que se acerca al borde del crestón rocoso ofreciendo unas vistas panorámicas amplísimas. Así llegamos al contrafuerte rocoso que es el sorprendente paso de Atxuri con su roca horadada de forma natural. Un lugar donde disfrutar de la vista aérea y al que regresaremos para descender hacia Saldropo.

No obstante con la referencia de la figura imponente de la cara norte del monte Aldamin caminamos por las campas de Arimekorta en busca del impresionante fresno que crece junto a la fuente de Leixarreta y los poderosos tejos de enormes troncos que se conservan junto a los refugios Aginalde y Agiñarte. Estos tejos están considerados como árboles singulares del País Vasco. 

Después de admirar el intenso colorido que alcanzan las hayas que se extienden al pie del Gorbeia emprendemos el camino de vuelta hacia el paso de Atxuri. Una vez allí hay que seguir una senda, balizada en rojo y blanco (se trata del GR 14 o sendero de la divisoria de aguas de Euskalherria). Hasta el humedal de Saldropo hay unos 2,2  kilómetros que se cubren sin darnos cuenta rodeados, como estamos, de hayas, robles, abedules, acebos, espinos y serbales.

Cerca del humedal la vegetación caducifolia cede paso a las plantaciones de coníferas que envuelven este valioso rincón natural que fuera una turbera. La extracción de tierra para jardinería provocó el casi total agotamiento de las reservas de turba.

Después de pasar junto a la calera de Errekarte –horno en el que se extraía cal de la piedra caliza– unos paneles informativos describen la riqueza natural tan exclusiva de este humedal protegido del paso de vacas y senderistas por una valla y un seto Continuamos por una pista entre plantaciones. Sólo nos queda 1,4 kilómetros para llegar a la bifurcación donde dejamos el vehículo de buena mañana.

Guía Práctica

  • Situación: Parque Natural Gorbeia. Bizkaia

  • Partida y llegada: puerto de Barazar.

  • Cómo llegar: por la carretera N-240  (Bilbao- Vitoria) hasta el puerto de Barazar. Allí tomar la pista que  conduce al cruce donde se inicia la ruta.

  • Dificultad: media

  • Distancia: 12,6 km.

  • Desnivel: 296 m.

  • Tiempo: 5 h.

  • Cartografía: Mapa Guía del Gorbeia. Sua Edizioak. Escala 1:25.000. Hoja 87-I del IGN. 1:25.000.

Información relacionada

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Excursiones otoñales

Ver todo Excursiones otoñales

+ Libro

  • Un momento de la carrera de orientación.<br>Foto: desnivelpress.com... Detalles en voz alta: una técnica para no perderse en el monte

    Perderse en la naturaleza es una experiencia muy turbadora y, cuando se prolonga, es fácil aturullarse y tomar decisiones torpes. Laurence Gonzales habla de ello en el libro Supervivencia. Quién sobrevive, quién muere y por qué.

  • Portada del libro 'La mirada del viajero' por Sergi Latorre. “La mirada del viajero”, la vida como viaje

    Un atípico libro de viajes que habla de uno y de todos a la vez, sin las fronteras del espacio y el tiempo, solo los instantes.

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat El efecto manada: el error de pensar que los peligros no acechan a los grupos

    Está en nuestros genes: cuando las personas estamos acompañadas tenemos la sensación de estar protegidas. Este un sentimiento traicionero, sobre todo en el monte, donde las multitudes pueden hacernos bajar la guardia. Lo explica el libro Seguridad en montaña. Los peligros ocultos.

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat No todo el mundo puede ser Kilian Jornet

    Los expertos en seguridad avisan: está muy bien motivarse con los ídolos de la montaña, pero hasta cierto punto. Detrás del aura de genialidad que les rodea hay años de entrenamiento y experiencia que el aficionado medio no tiene. Imitémosles, pero con cabeza.

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com