Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Francia

La exigente travesía del Vercors, entre el Mediterraneo y los Alpes

El Vercors es una gran meseta calcárea que se levanta al sur de Grenoble, a un centenar de kilómetros de los Alpes. El terreno se caracteriza por imponentes desfiladeros, acantilados de vértigo y torres como catedrales que le dan un aspecto salvaje. La bravura del territorio y la larga travesía de la región sólo es recomendable para los excursionistas más experimentados y ambiciosos.

Mario COLONEL - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 11:26h.

Dos excursionistas disfrutando de las vistas de Vercors
Dos excursionistas disfrutando de las vistas de Vercors

Galería Noticia

  • Dos excursionistas disfrutando de las vistas de Vercors Dos excursionistas disfrutando de las vistas de Vercors
  • Una excursionista frente a uno de los refugios de esta zona. Una excursionista frente a uno de los refugios de esta zona.
  • Mapa de la gran meseta de el Vercors Mapa de la gran meseta de el Vercors

El Vercors es una gran meseta de que se levanta al sur de Grenoble entre los ríos Isère y Drôme. Sus flancos están defendidos por acantilados verticales que a veces alcanzan varios centenares de metros. Hay quien, para describirla, la ha comparado con un un flan, aunque también podemos inspirarnos en la descripción más técnica que el célebre geógrafo Henri Ferrand hizo a principios del siglo XX: «Debemos imaginar una meseta ondulada de unos mil metros de altitud de la que emergen muchos picos, aunque ninguno por encima de los 2.400 metros y muy pocos más allá de los 1.700. Debemos pensar, después, que en esta meseta no hay grandes núcleos fríos, los glaciares no existen y los cambios de temperatura no son bruscos. No debemos olvidar tampoco que la ausencia de vías de comunicación ha impedido la explotación y el transporte de madera y que a cambio se han mantenido los bosques, reguladores de las aguas y el clima. La meseta del Vercors puede considerarse un lugar ideal para respirar aire puro».

Camino de vinateros

El Vercors no tiene muchas carreteras pero sí viejos caminos utilizados en otros tiempos por vinateros, buhoneros y pastores. Uno de ellos atraviesa de norte a sur la meseta del Vercors. Es el que en otro tiempo seguían los vinateros para transportar el precioso caldo de Grenoble a Die, más al sur y que es el que nosotros proponemos seguir. Cualquier excursión tiene un principio y un fin, como si fuera una obligación poner límites al vagabundeo. Para nosotros, el comienzo será Saint Nizier y el final Châtillon en Diois.

En total cuatro días de marcha y un recorrido de norte a sur en el que intentaremos captar de la mejor manera posible las contradicciones de estas montañas, antesala de los Alpes, que siguen sin saber si son alpinas o provenzales. Saint Nizier desempeñó un papel protagonista en la resistencia contra la invasión alemana. Durante unos meses fue la capital de la efímera República de Vercors, una isla libre en la Francia ocupada. Si embargo, la meseta, que se había demostrado magnífica como fortaleza natural contra los ataques exteriores, se convirtió en una ratonera cuando el ejército alemán «desembarcó» en ella un fuerte contingente por medio de planeadores.

A raíz de aquello, Vercors se convirtió en el paradigma de la resistencia que todavía perdura en la memoria de los franceses, mucho de los cuales sólo asocian este nombre a aquella trágica historia y no a la calidad natural de la región. Las tres cumbres del pico Les Trois Pucelles son el punto de referencia de nuestro periplo; estas tres agujas que se asoman desde el Vercors a la ciudad de Grenoble tienen, como no podía ser de otra manera, su leyenda: son en realidad tres jóvenes doncellas que, para huir de un bigotudo señor feudal, se petrificaron. suelo calcáreo Desde Saint Nizier no tardamos en alcanzar la cresta que deberemos seguir hacia el sur. Podríamos casi despegar, sobrevolar los Alpes cristalinos y atravesar el valle del Drac.

Pero por el momento estamos sentados sobre la roca madre del Vercors donde la erosión ha dejado aquí y allá bloques erráticos de formas humanas que confieren una dimensión familiar al paisaje. El terreno es calcáreo hasta la médula. Cincelado por la erosión; resquebrajado por los cambios de temperatura; carcomido por el agua;  a veces se mantiene erguido como en el caso de les Trois Pucelles, otras se hunde en las entrañas de la tierra sin que seamos consciente de ello y, siempre, nos araña la suela de las botas, que no saldrán muy bien paradas del contacto con esta roca abrasiva.

La meseta no está ya muy lejos y un urogallo huye despavorido cuando oye el sonido de nuestros pasos. Junto con el tulipán salvaje, la silueta de este ave constituye el emblema del Parc Naturel Régional du Vercors. Pese a la inmensa y salvaje belleza del paisaje, el Vercors no es una zona muy visitada por los aficionados al excursionismo. La razón hay que buscarla en la escasez de agua y la ausencia de refugios guardados. La casi ausencia de manantiales y fuentes se debe al suelo calcáreo, agujereado como un queso gruyére, que absorbe el agua de la lluvia y del deshielo y la lleva a las profundidades. Por eso, los excursionistas tienen que hacer buen acopio de agua antes de la travesía y racionarla después como si fueran náufragos.

Además, los excursionistas que entren en este universo solitario con ánimo de pasar varias jornadas, tendrán que transportar todo el equipo necesario para pernoctar ya que los refugios libres que hay están en un estado lamentable, y algunos, como la de Jasse du Play, son auténticos nidos de ratas: es mucho más saludable pasar la noche fuera de ellas. Por fortuna, la legislación del parque regional permite el vivaqueo con tienda. Da pereza, pero es hora de levantarse. Incluso a los farolillos parece costarles trabajo sacudirse el rocío que les ha caído por la noche. Ascendemos hasta el Grand Veymont (2.341 m) por una de sus variantes; la ausencia de obstáculos permite subir hasta la cima por cualquier lado. Pero antes tendremos que atravesar varios lapiaces: un terreno de bordes cortantes y grietas con profundidades de varios metros.

En el Grand Veymont podría instalarse un molino, tan fuerte y constante es el viento que sopla en la cumbre. Un halcón peregrino se permite el lujo de coger altura sin mover las alas. El viento, la roca y la erosión no dejan ni un resquicio a la vegetación, pero la panorámica que se abarca es impresionante e incluye otra cumbre emblemática del Vercors: el Mont Aiguille. Puesto que nuestra autonomía nos da entera libertad, esta noche dormiremos en las flores del paso de Selle.

Alpinismo renacentista

Cuando el sol nace por encima de Belledonne, todo nuestro macizo se ilumina y en un santiamén se cubre de oro pálido; las rocas son ciudadelas doradas y los valles comienzan a salir de la penumbra. A lo lejos, el Mont Aiguille parece haberse hecho un lugar aparte en la región de Trièves. Su posición señala la frontera entre el sur y el norte y constituye un hito del alpinismo; en 1492 Antoine de Ville,  capitán del rey francés Carlos VII, consiguió encaramarse a su cima con la ayuda de sogas, escaleras y pastores. Pasaron 350 años hasta que otras personas, unos pastores de Chichiliane, dejaran constancia de su presencia en la cumbre. L

a etapa será larga si queremos llegar a Die en el día. Caminamos por encima del circo de Archiane, una especie de dentellada que penetra en el macizo que, en este lugar, es de color rojizo. Entre el extremo de la montaña de Glandasse y la punta del Jardin du Roi, las paredes verticales de 1.800 metros serán el último desafío antes de bajar a un nuevo valle. Al cabo de estos cuatro días no puede decirse que hayamos conocido el Vercors, pero sí que hemos medido con nuestros pies un paisaje de transición. No sabría a ciencia cierta si hay que cruzar el Vercors en primavera, como nosotros hicimos, con los calores del verano o con la fresca soledad del otoño, pero de lo que sí estoy seguro es de que en cualquier época esta región tiene su propia identidad y sabrá imponer la velocidad exacta a los caminantes.

Paso a paso

Buena parte de la travesía del Vercors forma parte del sendero GR 91. El itinerario sugerido permite conocer a fondo uno de los macizos calcáreos más atractivos de Francia. Técnicamente, este recorrido no presenta ninguna dificultad, pero es muy recomendable saber interpretar un mapa y orientarse. Con niebla no es difícil perderse y en este caso existe el peligro añadido de las grietas en el terreno. Las fuentes son escasas y sólo con un mapa de escala 1:25.000 y un buen dominio de la orientación será posible dar con ellas.

  • Saint-Nizier- Villard de Lans Desnivel: 850 m. Horario: de 6 a 7 h.

De la localidad de Saint Nizier, subir al abandonado trampolín olímpico de saltos de esquí y coger un amplio sendero que se interna en el bosque que aparece frente a nosotros. Continuar por las antiguas pistas de esquí y cruzar un collado conocido como la Cheminée. Un sendero en zigzag desemboca en un magnífico mirador natural desde el que pueden contemplarse todos los Alpes. Seguir el sendero que se pierde en dirección sur hasta un amplio descampado, la Sierre, identificable por los telesquís. Seguir paralelos a la carretera y en la primera curva cerrada desviarse hacia el sur por un camino que sube hacia el collado de Furon (1.449 m). Hacia los 1.438 metros, dejar el camino a la izquierda y subir, en dirección este, hacia el manantial de Font Froide. Coger el sendero desde el que se aprecia Villard de Lans hasta llegar a esa localidad.

  • Villard de Lans- Jasse de la Chaux Desnivel: 600 m. Horario: de 5 a 6 h.

Coger un autobús o un taxi hasta la localidad de Corrençon. En su extremo sur encontramos el sendero que pasa por el Champ de la Bataille (1.198 m), en otros tiempos campo de batalla como se deduce de su nombre y hoy terreno de golf. Cruzar un bosque de pinos hasta el refugio Abri de Carrette. A partir de las grandes praderas de Darbounouse (1.282 m), se entra en la alta meseta y el sendero aparece y desaparece entre canchales y lapiaces.

La única manera de no perderse es localizar los hitos, una tarea nada sencilla pues están bastante espaciados. Siempre en dirección sur pasaremos junto a las ruinas de lo que fue el refugio de Pot du Play y después por las ruinas de Tiolache-Haut (1.592 m). Cruzar el desfiladero de Ergs antes de pasar por la base de las paredes de Ranc Traversier. Cuando hayamos cruzado un valle encontraremos el sendero central (señales amarillas y rojas), que pasa por el refugio de Jasse du Play (1.629 m). Quienes se sientan con fuerzas, en lugar de quedarse aquí podrán llegar hasta el refugio de la Nouvelle Jasse de la Chau, muy interesante puesto que  la fuente de la Chau se encuentra a quince minutos.

  • Jasse de la Chau-Grand Veymont-ref. Chaumailloux Desnivel: 850 m. Horario: de 6 a 7 h.

Dejar provisionalmente el sendero principal para intentar llegar a la cumbre del Grand Veymont (2.341 m), punto culminante del Vercors. Salir hacia el este atravesando un bosque antes de continuar por una pedrera hacia el Pas de la Ville. A partir de ahí seguir hacia el sur por un sendero mal señalado a través de praderas dispersas hasta situarse en la línea de cumbre del Grand Veymont. Coronarlo y bajar por la cresta hasta el Pas des Chattons (1.827 m).

En unos minutos se llega a la cabaña de Aiguillettes y después al Pas des Bachassons y la fuente del mismo nombre. Más adelante, reconoceremos la Queyrie porque se encuentra una antigua cantera galo-romana. A la altura de un árbol cortado, dejar a la derecha el sendero principal para ir a Jasse de Peyre Rouge. Por una sucesión de valles y de cortas subidas se llega al refugio libre de Chaumailloux, situado a la salida del Pas de l’Aiguille.

  • Ref. de Chaumailloux-Châtillon en Diois Desnivel: 1.168 m. Horario: de 7 a 8 h.

Salir del refugio en dirección oeste, al principio, y suroeste después hacia Jasneuf por un sendero que desemboca en el cruce de Quatre Chemins, situado junto a una charca. Continuar unos centenares de metros hacia el sur hasta una bifurcación: hacia la derecha sale el GR 93 que  baja directamente hacia Archiane. Elegimos pues el de la izquierda (GR 91).  Por un camino que sólo está señalizado con hitos llegamos a una cresta bastante empinada que se dirige al Roc de Peyrole.

La seguiremos hasta  la cota 1.894 donde la abandonaremos camino de unas ruinas. Desúés de rodear una cavidad llegamos a la cabaña de Laval d’Aix (1.896 m). Si se continúa hacia el sur se pasa junto a un hito gigante y se llega a las ruinas de Malcollet. Se cambia temporalmente de dirección caminando hacia el este antes de volver al sureste bajo el Pié Ferré. El sendero serpentea entre hierba y bosques de pinos y llega al refugio libre de Châtillon . Alejarse del borde herboso de la meseta y perder altura rápidamente por un sendero que zigzaguea y cruza una pista forestal antes de llegar a la localidad de Châtillon en Diois, punto final de la travesía.

Guía práctica

Sobre el país
Francia pertenece a la Unión Europea. Esto significa que los españoles no necesitan pasaporte ni visado para viajar por el país –basta con el D.N.I.– y que compartimos la misma moneda, el euro.

Cómo llegar
El macizo del Vercors se localiza al suroeste de la ciudad de Grenoble, entre los departamentos de Isère y de la Drôme. Al macizo, que puede verse desde Grenoble, se sube por la carretera D 531.  Para llegar a Grenoble desde España el mejor camino es Junquera-Valence. Aconsejamos utilizar las autopistas (son todas de pago y caras) sino es que se busca deliberadamente poner a prueba la paciencia y el sentido de la orientación por las carreteras nacionales.

Sociedad
La sociedad francesa es muy similar a la nuestra, sobre todo en la zona donde se sitúa el Vercors que tiene mucha influencia mediterránea. No obstante,  odian las «expresiones ruidosas»y no se esfuerzan mucho en entender otro idioma que no sea el francés. En cuanto a su nivel de vida, aunque compartamos moneda, es sensiblemente superior al nuestro. A modo de ejemplo sirvan estas cifras: la clásica baguette cuesta 90 céntimos de euro. En España un pan equivalente viene a costar 60 céntimos. El porcentaje (30 por ciento) puede aplicarse prácticamente a todos los productos y servicios.

Teléfono
Para llamar a España desde Francia hay que marcar el prefijo 00 34. Para llamar a Francia desde España el 00 33.

Alojamiento
En todos los pueblos del Vercors hay, además de un cámping, una oficina de turismo donde informan de los posibles alojamientos. Los cámpings y las gîtes d’étape (albergues en pueblos) son las alternativas más económicas. Los primeros rondan los 10 euros por persona y día incluyendo la tienda (o caravana) y el automóvil, y los albergues entre 12 y 34 euros dependiendo de si sólo se pernocta u ofrecen media pensión. sobre el trekking

Dificultad
Sólo la que se deriva de tener que transportar uno mismo todo el equipo y de cargar con suficiente agua. Es muy conveniente saber orientarse por medio de mapa y brújula; imprescindible si nos sorprende la niebla.

Dormir
Los refugios libres que hay en el itinerario están en pésimas condiciones, y es mejor no contar con ellos. En el Parque Natural regional del Vercors el vivac está autorizado. En Francia también se considera vivac el uso de una tienda siempre que se plante al atardecer y se levante por la mañana.

Equipo
No se requiere ningún equipo especial, sólo el necesario para una larga excursión. Las temperaturas no son extremas.

Época óptima
Es preferible evitar los grandes calores del verano. Mayo y junio son los mejores meses, pues el agua es abundante todavía. En los collados pueden quedar algunos neveros. Septiembre y octubre son también meses apropiados por la temperatura y las luces, pero las fuentes pueden estar secas.

Observaciones
La escasez de agua es el problema logístico más importante.Hay que llevar cantimploras de gran volumen (al menos dos litros) y no dejar pasar ninguna de las pocas fuentes que hay.

Cartografía
Para tener una visión general del recorrido aconsejamos el mapa Didier Richard nº 12 Vercors, escala 1:50.000. Mapas del IGN (francés) nº 3235 OT Autrans/Gorges de la Bourne/Parc Régional du Vercors; nº 3236 OT Villars de Lans/Mont Aiguille/Parc Régional du Vercors; y nº 3237 OT Glandasse/Col de Lus La Croix Haute/Parc Régional du Vercors, todos de escala 1:25.000.

Bibliografía
La topoguía de la Fédération Française de la Randonnée Pédestre describe minuciosamente el recorrido: Hauts Plateaux du Vercors, GR 9. GR Pays. Le guide du Vercors. Maguy Dupont. Editorial La Manufacture. Vercors d’en Haut. Daniel Pennac. Editorial Milan. Le livre du Vercors. Martinez y Roberto Neumillier. Editorial Glénat.

Otras posibilidades
El Parque se encarga de mantener en buen estadolos senderos del Vercors. Los principales itinerarios pedestres son la Grande Traversée du Vercors (GTV) de 150 kilómetros de longitud (resumen en la página www.traversée-vercors.com) y los senderos GR 9, GR 91, GR 93 y GR 95. En el sector de Trièves hay 277 kilómetros de senderos señalizados; en el de Coulmes-Royans-Isère, 325; en el de Quatre Montagnes 550 y 682 kilómetros en el departamento de la Drôme. En los ríos Écouges, Furon, Moules, y Marinières se practica el descenso de barrancos. Los espeleólogos hallarán una gran cantidad y variedad de cavidades: unas 3.000 identificadas. Los escaladores 31 escuelas donde se practica la escalada clásica y la deportiva (ver Desnivel nº 130. Julio 1997).

Teléfonos de interés
Información meteorológica de Grenoble. Tel: 00 33 (0) 8 36 68 02 38. Gendarmería de montaña. Tel: 00 33 (0) 8 36 68 02 38.

Información
Oficina de turismo de Francia en Barcelona y Madrid.Tel: 906 343 638. Oficina de turismo del Vercors (ADT du Vercors). Tel: 00 33 (0) 4 76 95 15 99. Comité départemental du tourisme de l’Isère. Tel: 00 33 (0) 4 76 95 40 33.

Internet
www.vercors-net.com Esta web contiene muchos enlaces relacionados con el Vercors que proponen alojamientos, servicio de guías, oficinas de turismo, etc. www.pnr-vercors.fr Página oficial del parque natural con información sobre historia, naturaleza, cultura y senderos. www.adt-vercors.com Página de información de la región y de servicios de la oficina de turismo del Vercors.

Uno por uno todos los cuatromiles de los Alpes

Los cuatromiles de los Alpes

por Helmut Dumler ; Willi P. Burkhard

Uno por uno todos los cuatromiles de los Alpes, incluyendo picos como el Matterhorn, el Jungfrau, el Monte Rosa, el Weisshorn, y las Grandes Jorasses. Su historia, sus anécdotas, primeras expediciones, etc. y la oportunidad de llegar hasta ellos con croquis de vías e itinerarios de esquí unidos a sus mejores retratos.

Información relacionada

Volver a portadilla

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Otros

Ver todo Otros

+ Libro

  • Portada del libro "Speed. Las tres grandes paredes norte de los Alpes en tiempo récord" por Ueli Steck Las siete horas que cambiaron la vida de Ueli Steck

    El logro más espectacular de Ueli Steck ha sido su trilogía de ascensiones rápidas en la cara norte del Eiger, las Grandes Jorasses y el Cervino, que en total sumaron 7 horas y 4 minutos. El libro 'Speed' habla de este proyecto y de las sensaciones que lo acompañaron.

  • Portada del libro" Besa o mata. Confesiones de un escalador en serie", por Mark Twight Mark Twight: el alpinista punk sin pelos en la lengua

    Las montañas dejan cicatrices en el cuerpo y en el ego. Mark Twight forzó su límite en vías extremas y plasmó sus sentimientos en artículos que son como heridas abiertas. El libro Besa o mata los recoge.

  • Portada del libro: Entre cero y ocho mil metros, por Kurt Diemberger Más que deporte: los asuntos “imprevistos” de una expedición

    Tras una escalada de éxito hay mucho más que deporte. La relación con los patrocinadores, con los medios de comunicación o incluso con los ofendidos por temas inesperados son escollos que también hay que salvar. No es nuevo: ya le pasó a Kurt Diemberger en 1958 cuando escaló la norte del Eiger.

  • Portada del manual Correr por montaña de Marc Bañuls Cómo combatir los pensamientos negativos durante una carrera

    Ediciones Desnivel publica Correr por montaña. Manual práctico, un libro que ayuda a que nuestras salidas, aunque cansadas, sean enormemente placenteras. Marc Bañuls propone estrategias para entrenar, alimentarse o gestionar los pensamientos negativos que a veces nos frenan.

  • Kurt Diemberger se contempla a sí mismo en el IX Ciclo de Conferencias de Montaña de Tarragona 2016 Celebramos los 85 años de Kurt Diemberger con la reedición de 'Entre cero y ocho mil metros'

    Kurt Diemberger es el único alpinista vivo con dos primeras ascensiones a un ochomil en su currículum. Hoy cumple 85 años y Ediciones Desnivel lo celebra con el anuncio de la próxima reedición del libro Entre cero y ocho mil metros, un clásico de la literatura de montaña.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com