Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
Trekking Marruecos

Ruta por el país Djebala: De Chauen al Oued Lau por las montañas del Rif

En Marruecos se levantan dos cordilleras relevantes. La que todo el mundo conoce es la del Atlas y la desconocida; pasa desapercibida a pesar de que en días claros puede verse desde Tarifa y de que hay que atravesarla cuando se viaja hacia el interior de Marruecos; es la cordillera del Rif, quizá porque sus dos mil metros de altitud no parecen importantes frente a los más de cuatro mil que alcanza el popular Atlas.

David MUNILLA - Martes, 21 de Febrero de 2017 - Actualizado a las 10:02h.

Una de las instanténeas que nos deja el impresionante Parque Nacional de  Djebala
Una de las instanténeas que nos deja el impresionante Parque Nacional de Djebala

Galería Noticia

  • Una de las instanténeas que nos deja el impresionante Parque Nacional de  Djebala Una de las instanténeas que nos deja el impresionante Parque Nacional de Djebala
  • No es extraño encontrar ríos en muchas de las rutas a realizar en el Parque Nacional. No es extraño encontrar ríos en muchas de las rutas a realizar en el Parque Nacional.
  • Situación de Djebala en Marruecos Situación de Djebala en Marruecos

En Marruecos se levantan dos cordilleras relevantes. La que todo el mundo conoce es la del Atlas, una cadena montañosa de ochocientos kilómetros de longitud y más de cuatro mil de altitud que divide el país en dos zonas bien diferenciadas. La segunda es una desconocida; pasa desapercibida a pesar de que en días claros puede verse desde Tarifa y de que hay que atravesarla cuando se viaja hacia el interior de Marruecos; es la cordillera del Rif, una sucesión de montañas que atraviesa oblicuamente el norte de Marruecos y a la que no se le ha prestado la atención que merece, quizá porque sus dos mil metros de altitud no parecen importantes frente a los más de cuatro mil que alcanza el popular Atlas.

Cordillera hermana

La cordillera del Rif es un arco de montañas de roca caliza de unos trescientos kilómetros de longitud que va desde Tetuán hasta Melilla. Su altitud es modesta pero sus notables desniveles dan a sus montañas un aspecto magnífico. La media de altitud ronda los mil quinientos metros, pero hay un buen número de picos que superan los dos mil, como el Tisouka, el Sfina Tell, el Bouhalia y el Tidiquine (o Tiderhine), una elegante montaña que se levanta sobre los bosques de cedros de Ketama y que  con sus 2.448 metros es el señero de la cordillera.

Las montañas rifeñas están tan emparentada con las de la Bética que en los manuales de Geología aparecen unidas con el nombre de cordillera Bético-Rifeña, aunque entre ambas se abra la profunda fosa del Mar de Alborán. El parentesco se detecta fácilmente al mirar un mapa físico de España y Marruecos, y salta a la vista y a todos los sentidos cuando se llega en persona a las montañas del Rif y se descubre un paisaje que parece calcado de las sierras andaluzas. 

Marruecos mediterráneo

Las montañas del Rif son la frontera meridional de un extenso territorio que posee unas características físicas y culturales muy distintas del resto de Marruecos. El histórico Pasillo de Taza, al sur de la cadena, diferencia claramente el Marruecos africano del Marruecos con características mediterráneas. La apretada orografía montañosa que posee la cordillera y su naturaleza caliza han hecho posible la existencia de valles de difícil acceso  y gargantas espectaculares como las del Laou, Nekor y Feeska, por donde discurren caudalosos ríos alimentados por las cuantiosas lluvias que recibe el área y que de diciembre a febrero caen en las cimas en forma de nieve.

La abundancia de agua  y la suavidad del clima, ha convertido los valles del Rif en vergeles con una importante producción de cereales y productos hortofrutícolas. En las laderas de las montañas perviven extensas manchas forestales formadas por  alcornoques, encinas, robles, pinos, abetos y cedros. Hay que destacar la presencia de bosques relictos de Abies marocanna, una clase de pinsapos exclusivos del Rif, que son parientes cercanos de los pinsapos que crecen en las sierras andaluzas de Grazalema y Las Nieves, montañas con clima y relieve similares a las del Rif.

Terreno protegido

A pesar de la evidente riqueza natural que exhibe el Rif sólo unos pocos kilómetros cuadrados de su territorio están protegidos. Se trata de la Reserva Botánica de Talassemtane, establecida en 1972 donde se pueden ver los bosques mediterráneos mejor conservados de todo Marruecos. Esta reserva va camino de convertirse en el tercer parque nacional de Marruecos, después de las llanuras costeras de Massa y el veterano y más conocido Parque Nacional de Toubkal, en el Alto Atlas.

Uno de los principales retos a los que se tendrán que enfrentar los gestores del probable parque nacional será evitar que se continúe eliminando bosque centenario para plantar en su lugar cáñamo indio, cannabis, la planta de la que se extrae el hachís que ha hecho famoso al Rif en medio mundo. El asunto no tiene fácil solución, pues del cultivo, recolección y transformación del cannabis depende la economía de cientos de familias rifeñas. Pero a la vez, esta industria tradicional ha frenado el desarrollo turístico de la región, aunque de un tiempo a esta parte se notan cambios sustantivos, y el turista ya no es insistentemente «perseguido» por vendedores de hachís ni es espectador involuntario de persecuciones entre policía y traficantes.

La Ciudad Azul

La capital del Rif es Chauen, un bonito pueblo de aspecto andaluz que trepa por las faldas de los montes Tisuka y Megu (Los cuernos, «xauen», que dan nombre al pueblo). La Ciudad azul, como también se conoce a Chauen por los añiles de sus fachadas, es una vieja conocida de los viajeros que entran en Marruecos por el Estrecho de Gibraltar, pues suele elegirse para dar fin a la jornada después de salvar los cien kilómetros de mala carretera que lo separan de Ceuta.

El pueblo es un hervidero de voces, colores y olores que puede llegar a aturdir al recién llegado, sobre todo si es la primera vez; pero es perfecta para tomar contacto sin demasiados sobresaltos con una cultura y una sociedad muy distinta de la nuestra a pesar de la proximidad geográfica. Perderse por su pequeña medina, considerada como una de las más bellas de Marruecos, husmear en su zoco, o tomarse un té con hierbabuena al atardecer en un cafetín de la plaza son sensaciones que se recuerdan siempre.

La parte vieja de Chauen parece un trozo del Albaicín granadino trasplantado a las montañas del Rif. El parecido no es casual: es la herencia de los judíos y musulmanes que se establecieron  por todo el Rif tras ser expulsados de Al Andalus por los Reyes Católicos. La poco modélica contribución española a la historia del lugar no termina ahí. A consecuencia del tratado franco-español de 1912, la ciudad y toda la región de Gomara a la que pertenece, se convirtió en protectorado español. Lo que sigue es un vaivén de ofensivas y repliegues dramáticos del ejército español hostigados por las cábilas rifeñas levantadas en armas bajo el mando de Abd-el Krim.

Naturalidad

Las montañas rifeñas han mantenido una asombrosa naturalidad que se manifiesta en muchos aspectos. En sus duar (agrupamiento de  pocas casas de adobe o piedra) y cábilas aún se mantiene la organización tribal y los hombres y mujeres siguen vistiendo a diario sus vistosos vestidos tradicionales (destacan los sombreros de paja, tocados con adornos de lana, que junto a unos originales fajines de cuero y lana que llevan las mujeres, son exclusivos de la zona).

Esta naturalidad, junto a la existencia de una naturaleza brava y poco transformada, ha llamado la atención de los aficionados al trekking, entendido éste en su sentido más estricto, es decir, viajes de varias jornadas a pie con total autonomía. Uno de los itinerarios más recomendados es el que atraviesa la cordillera desde Chauen a la costa. A la variedad de paisajes que atraviesa hay que sumar la circunstancia de que carece de infraestructura turística, lo que obliga al caminante a viajar con todo lo necesario. Nada mejor para conseguirlo que contratar un arriero con mulos que transporten el equipaje y un guía local que, llegado  el caso, negocie en las aldeas la compra de víveres o una noche bajo techo.

Viajar a Marruecos

Transportes
Se puede llegar a Rabat por aire directamente desde Madrid, o por mar. Hay varias compañías navieras que parten y llegan a diferentes puertos. Para el trekking que proponemos en este reportaje sugerimos ir en barco de Algeciras a Ceuta. En la página de internet www.elestrecho.com están todas las compañías con horarios y precios.

Requisitos de entrada
Para entrar en Marruecos se necesita pasaporte sin visado pero con validez para seis meses. La lentitud en la frontera es proverbial y desesperarse sólo complica las cosas. No basta con enseñar el pasaporte: hay que recoger una ficha para cada viajero y una para el coche, rellenarla, entregarla con el pasaporte, esperar a que lo sellen (recomendamos cerciorarse de que han estampado el sello de aduana con la fecha correcta) y por último esperar a que devuelvan el pasaporte; y todo ello en un ambiente caótico que en Semana Santa o Navidad puede ser abrumador.

Viajar en coche
Es imprescindible llevar la Tarjeta Verde del vehículo pues la solicitan en la frontera. El coche es inscrito en una ficha y puede acarrear graves problemas no llevarlo a la salida. Si el automóvil no es de nuestra propiedad es preciso llevar un papel mecanografiado con aspecto oficial, explicando que el dueño lo cede para el viaje, e incluir fotocopias de su pasaporte. Las carreteras marroquíes son peligrosas: las principales suelen estar muy frecuentadas y las secundarias mal pavimentadas. A ello hay que añadir el tránsito de peatones y de animales por las carreteras, la deficiente señalización y la actitud imprudente y temeraria de algunos conductores. En caso de accidente no mover el coche hasta que llegue la Gendarmería Real. Por último, es conveniente que el seguro del automóvil cubra todos los riesgos, incluido robo.

Seguridad
Conviene contratar un seguro de viaje que incluya asistencia y repatriación sanitaria. Si no, en caso de necesidad las gestiones suelen ser difíciles, lentas y costosas, pues los servicios marroquíes piden el pago por adelantado.

Sanidad
Las condiciones sanitarias en Marruecos son en general correctas. En las principales ciudades las clínicas privadas tienen buenos profesionales. Pero en ciudades de menor importancia, y en el medio rural, las instalaciones sanitarias son de un nivel muy inferior. En caso de accidente es preferible repatriarse a hospitalizarse allí. Conviene extremar las medidas de higiene: tener cuidado dónde se come, bebe y duerme; lavar bien las frutas y beber agua embotellada fuera de las grandes ciudades. Cuidado con los puestos de comidas ambulantes y los situados al borde de las carreteras. En verano es recomendable evitar el consumo de ensaladas y llevar pastillas antidiarreicas. No es necesario vacunarse salvo del tétanos.

Idioma
En las ciudades y pueblos importantes del norte es fácil entenderse en francés e incluso en español, pero en la montaña sólo se habla el árabe marroquí y el rifeño. De todas formas no hay que agobiarse con el idioma. Los rifeños son muy espabilados y por señas nos entenderemos con ellos al menos para las necesidades más básicas.

Sociedad
La religión impregna la sociedad y hay que proceder en consecuencia: no beber alcohol en público; pedir permiso para hacer fotografías; vestir con pudor; etcétera. Los no musulmanes no pueden entrar en las mezquitas salvo en algunas muy concretas.

Guía del trekking

Los variados paisajes que atraviesa; la hospitalidad de los rifeños; y las suaves temperaturas son los puntos fuertes de este itinerario que todavía es poco conocido por los aficionados europeos pese a su proximidad.

Chauen y Oued Lau distan tan sólo treinta kilómetros en línea recta. Pero sólo los aviones y las aves pueden hacer este viaje sin desviarse. El caminante tendrá que aprovechar los sinuosos pasillos abiertos por los ríos en la caliza del Rif y salvar desniveles que sin ser extraordinarios sí llegan a tener importancia. Un caminante muy preparado podría reducir la duración de este itinerario a tres etapas, pero entonces se perdería muchos de los atractivos que encierra, entre ellos las cascadas de Feeska, en las que merece invertir una jornada.

  • ETAPA 1 Chauen- Azilan Desnivel: 1.300 m. Duración: 5 a 6 h.

Hay que salir del pueblo hacia el camping. Pasado éste la pista se bifurca: tomamos la pista de la derecha que gana altitud progresivamente hasta llegar al collado de Sfina Tell, a 1.800 metros de altitud, la cota más elevada del recorrido y uno de los lugares más interesantes ya que allí se encuentra un excepcional bosques de pinsapos. Además, el collado es un excelente mirador para ver gran parte de la cordillera rifeña. Después la pista baja un buen tramo para esconderse en un bosque de pinos gigantes y llegar al duar de Azilan.

  • ETAPA 2 Azilan - Akchur Desnivel: 600 m. Duración: 6 horas.

La opción más sencilla es continuar por la pista hasta Feskaa y seguir después por un sendero que se inicia en el curso de un torrente y que se interna en un bosque de pinos donde se pierde hacia lo alto de la loma. Desde aquí se obtienen estupendas vistas de los montes Tazzaut (1.725 m) a la derecha y Lakra a la izquierda. Al fondo de la vaguada se distingue Imizzar, rodeado de terrazas en las que se cultiva trigo. Finalizado el descenso, en el límite de un torrente hay que ir a la izquierda para vadear un río y retomar un sendero que conduce a un puente para cruzar el Farda. Arriba, a la izquierda, veremos Ouslaf, pero nuestro camino sigue en descenso hasta dar con una carretera que se dirige a la presa de Akchur, un lugar idílico para acampar.

  • ETAPA 3 Akchur - Akchur Desnivel: 200 m. Duración: 4 h.

Bajando la laguna que forma la pequeña represa de los ríos Farda y Feeska hay un pequeño puente de piedra que nos lleva a la otra vertiente, siguiendo ese camino, que remonta el río Feeska, podemos visitar una espectacular cascada repleta de musgo. En los alrededores vive una colonia de monos. La parte final del sendero es algo tortuosa. El camino de vuelta es el mismo.

  • ETAPA 4 Akchur - Tajiniarte Desnivel: 550 m. Duración: 8 horas.

El camino remonta el río Farda por un sendero por la derecha, bordeando unas plantaciones de kiff. Se puede bajar al río por una trocha que empieza en un árbol al borde del precipicio y que desaparece trescientos metros antes de llegar al cauce debajo del espectacular puente natural Al Kántara d'Rabí o Puente de Dios. Para retomar el camino principal hay que regresar al árbol y subir hasta la loma cimera; el sendero cruza por encima el arco natural que forma el Al Kántara d'Rabí. Debemos girar a la izquierda a los pies del Jbel Azra y bajar a Akoumi y Tajiniarte por entre las espectaculares paredes calizas de Talembote, entre matorrales, campos de cáñamo y otros cultivos mediterráneos. Esta etapa tiene una versión más relajada si desde Akchur vamos directamente a Telembote.

  • ETAPA 5 Tajiniarte - Oued Laou Desnivel: 525 m. Duración: 6 horas.

Salimos de la aldea para atravesar otras más pequeñas como Timisse y Tamrabete, de aspecto típicamente rifeño por su arquitectura. En esta última subimos por la pista de la derecha, entre unas paredes de roca caliza, hasta Tamsasnounte, otra aldea perdida a los pies del Tazzaut (1.725 m) por el que la pista serpentea salvando un barranco hacia los duares de Beni Maàla. Cruzaremos por la derecha el espectacular bosque de robles y alcornoques de Achacha, uno de los mayores del macizo, hasta llegar a los cultivos de Tasift. De aquí a la playa no hay más de cinco kilómetros. Las vistas hacia atrás desde estas llanuras son realmente fotogénicas.

Guía práctica

Dormir
En Chauen no hay problema pues hay muchas plazas de alojamiento (en Semana Santa es imprescindible reservar). En el duar de Azilan se ha instalado la primera Gite d´etape de un proyecto que pretende dotar de infraestructura a los principales circuitos de trekking de la región. Hay que reservarla en la Asociación de desarrollo local (adtr.git@hotmail.com). En Aksur hay unas cabañas regentadas por un francés (cierran en invierno). En Oued Laou hay un hotel y un camping. El resto de noches tendremos que vivaquear o dormir en casas particulares.

Logística
Lo más cómodo es llegar a Chauen en vehículo propio. Hay que dejarlo en un aparcamiento vigilado y dar una jugosa propina al guarda para que no le pierda de vista. Para regresar desde Oued Laou a Chauen hay autobuses cada hora y también taxis. Si queremos ahorrarnos el tramo desde Chauen a BabTaza se puede ir en taxi y después alquilar un todo terreno. Si no queremos andar negociando mulas, transporte, comida, etcétera, podemos recurrir a Radikal Rif, una empresa fiable que está radicada en Chauen.

Cartografía
Hay mapas a 1:50.000 pero es muy difícil encontrarlos en España (a veces los tienen en la librería La Tienda Verde de Madrid, tel: 915 330 791). Lo mejor es solicitarlos al Servicio de venta de la Agence Nationale de la Conservation Foncière du Cadastre et de la Cartographie , en 31 Av. My. Al Hassan. Rabat-Chellal BP 597; tel: (212) 37 295 117 y 37 295 034. Hay que pedirlo con mucha antelación ya que las solicitudes son evaluadas por un comité de seguridad. Como mapa de carreteras recomendamos el Michelin 969. Sólo existe un libro que puede darnos información de la zona: Marruecos. Colección Grandes Destinos. Mimó, Escofet y Barreda. Barrabes. 2003.

Material
A pesar de que una parte importante del itinerario utiliza pistas, éstas son pedregosas y muy irregulares, así que son más recomendables las botas que las zapatillas de trekking. Las noches son muy frías en invierno y bastante frescas el resto del año. No hay que olvidar el chubasquero y el paraguas pues cuando llueve lo hace copiosamente. Si nos decidimos hacer el trekking con el apoyo de mulas, recomendamos llevar un petate para el grueso del equipo y una mochila pequeña para la jornada.

Comer y beber
En la mayoría de los restaurantes se limitan a ofrecer los platos con más salida: cuscús y tajine. El primero es sémola con verduras y algo de carne de pollo o cordero. El tajine en sí es la vasija en la que la cocción muy lenta ofrece carnes y verduras condimentadas y blandas. Para tomar cordero crujiente hay que pedir mechoui. La pastilla es un hojaldre con carne de paloma, que suele servirse de entrante, junto al kesra (torta de pan blando muy sabroso). El kefta es carne con especias y la jalula, una especie de huevos al plato. Para desayunar nada como un zumo de naranja acompañado de beghrir, unas tortitas espesas de sémola con miel. El té lo tendremos presente a todas horas. Sólo hay que beber agua embotellada, y recurrir a las pastillas potabilizadoras en el trekking.

Época recomendable
El invierno es lluvioso y el verano muy caluroso durante el día. Así pues las mejores épocas son la primavera y el otoño. Si se quiere disfrutar con la nieve, recomendamos enero que suele ser un mes estable.

Datos de interes

• Embajada de Marruecos en España, tel: 915 631 090

• Oficinas de turismo de Marruecos en España: 934 532 038 (Barcelona); y 915 412 995 (Madrid) y www.turismomarruecos.com

• Consulado de España en Tetuán, tel: 39 973 941

• Association Nationale des Guides en Montagne du Maroc (Marrakech). Tel: 44 444 979 y 44 485 626.

• Club Marocain de la Montagne (Marraketch). Tel: 44 307 048; fssn. bio@cybernet.net.ma

• Para llamar a España desde Marruecos marcar el 00 34 y después el número de teléfono. Para llamar a Marruecos desde España marcar el 00 212 y el número de abonado. En llamadas interiores hay que poner un cero delante del número.

• Los móviles de contrato pueden usarse en Marruecos; sólo es necesario darse de alta en el servicio de Roaming antes de la salida. Para los móviles de tarjeta hay que consultar a las compañías. Tened en cuenta que algunos pueblos de la montaña no tienen electricidad para recargar las baterías del teléfono.

• En invierno hay que restar una hora con respecto a la España (como en Canarias), y dos horas menos en verano.

• La moneda es el Dirham (10 Dh= 1 E), aunque aceptan euros hasta en los puestos callejeros. Es recomendable cambiar en los bancos o empresas autorizadas (mejor en Ceuta). Hay cajeros automáticos en las ciudades, pero no en todas; los fines de semana suelen estar vacíos.

• Algunos precios: un té unos 5 Dh; una oblea de pan 2 Dh; un cuscús por persona, 75 Dh. • Atención con el hachís. Aunque no lo parezca su consumo está prohibido y ser sorprendido consumiéndolo por un agente puede provocar un serio problema.

 

 

19 rutas a pie por el Rif

Trekking Marruecos Parque Nacional de Talassemtane - Chefchaouen

por Ramón Galdón

Las montañas del Rif, en el norte de Marruecos, son un magnífico terreno de aventura donde podremos disfrutar de una naturaleza salvaje en su estado más puro, además de conocer una exótica cultura, todo ello a tan solo dos horas en coche desde Ceuta o Tánger.

En esta oportuna y esperada guía os proponemos 19 rutas a pie, tanto circulares como lineales y para todo tipo de andarines.

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Otros

Ver todo Otros
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (500/500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com