Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
ANIVERSARIO

El Nanga también cumple 50

3 de julio de 1953. Mientras la Conquista del Everest comienza a concentrar toda la atención, Hermann Buhl lograba la primera en solitario.

Lunes, 9 de Junio de 2003 - Actualizado a las 09:15h.

Una montaña cargada de historia. Marca los principios del ochomilismo de la mano de Alfred Mummery, padre del alpinismo moderno, que desaparece en el primer intento de 1895. Después, se convirtió en la bestia negra del alpinismo alemán, sin duda. Una treintena de alpinistas germanos perdieron la vida en sus pendientes durante los años 30 cuando buscaban la cima, recordándose especialmente

El Nanga Parbat, uno de los cinco ochomiles pakistaníes, y el único alejado del Karakorum fue el tercero en ser coronado tras Annapurna y Everest, y el primero a cargo de un alpinista en solitario (y contraviniendo las órdenes del campo base), Hermann Buhl. Dentro de un mes, el 3 de julio, viviremos el tercer cincuentenario del Himalaya a cota 8.000.

Aunque su nombre hable de La Montaña Desnuda, a principios de siglo le colgaron el cartel de asesina. Fuertemente asediada por el alpinismo alemán durante la década de los 30 (seis expediciones en diez años), el Nanga se labró entonces su sobrenombre. Especialmente en las trágicas tentativas de 1934 y 1937, con 10 y 16 muertes respectivamente. Todas por la vertiente Rakhiot, que como la vertiente Diamir, hoy la más habitual del Nanga, ofrece un fuerte desnivel.

Primera ascensión

En 1953 un grupo austro-germano vuelve a la carga por Rupal. Dirigen dos mitos del alpinismo alemán, Karls Maria Herrligkoffer y Peter Aschenbrenner, pero la desobediencia de sus órdenes -habían impuesto la retirada desde el base- lleva a Hermann Buhl a realizar la primera ascensión. Contra lo ordenado, Buhl, Ertl (filmando un documental) y Frauenberger siguen hacia arriba, y Buhl culmina los últimos 1.300 metros en solitario.

Casi diez años después, estamos en 1962, Herrligkoffer vuelve a estar al frente de un intento por la vertiente Diamir, que trazará la considerada hoy día como vía normal. Sus autores, Toni Kinshofer, Anderl Mannhardt y Siegi Löw, fallecido durante el descenso. En su honor, Herrligkoffer dirige nuevamente en el 70, y tras superar la pared de Rupal (4.500 metros, el mayor desnivel del planeta), los hermanos Messner coronan el 27 de junio. Descienden por el Diamir, pero sólo Reinhold completa la primera travesía de la montaña. Gunther es sepultado por un alud en la base. Ocho años después, Messner volvió al Nanga para realizar la primera ascensión en solitario a un ochomil (9-8-78), subiendo y bajado por la vertiente Diamir.

El piolet de Hermann Buhl

Hermann Buhl, uno de los tres que cuenta con dos primeras a ochomiles: Nanga y Broad Peak. <br>Foto: De cero a 8.000, de K. DiembergerHermann Buhl, uno de los tres que cuenta con dos primeras a ochomiles: Nanga y Broad Peak.
Foto: De cero a 8.000, de K. Diemberger

Nunca destacó por una buena condición física. Alpinista de aspecto "flacucho" nacido en Innsbruck (Austria) en 1924, Hermann Buhl fue el primer alpinista con dos primeras a un ochomil, e introductor del estilo alpino en el Himalaya. Sus comienzos en Alpes fueron más que humildes: escalaba descalzo o en calcetines, y con cuerdas de tender la ropa por no poder costearse el material.

En 1953 corona el Nanga Parbat sin compañía (17 horas de escalada en solitario). Se autorretrata en la cima, y deja clavado su piolet como prueba de su ascensión. El descenso pasó por un terrible vivac a más de 8.000 metros, y ya en el campo base, pagó con importantes congelaciones (y amputaciones) la conquista del Nanga. En 1999, aquella prueba salió a la luz: una expedición japonesa encontraba a diez metros de la cumbre un antiguo piolet de madera, y restos de lo que parecía un banderín.

Broad Peak, segundo ochomil

Vertiente oeste del Broad Peak, por la que Buhl, Diemberger y compañía realizaron la primera ascensión en 1957, sin ayuda de sherpas ni oxígeno. <br> Foto: Primer vencedor de los 14 ochomiles, R. MessnerVertiente oeste del Broad Peak, por la que Buhl, Diemberger y compañía realizaron la primera ascensión en 1957, sin ayuda de sherpas ni oxígeno.
Foto: Primer vencedor de los 14 ochomiles, R. Messner

Cuatro años después, Buhl regresaba a Pakistán dentro de una innovadora expedición austriaca bajo la dirección de Markus Schmuck. Novedosa por el objetivo, el todavía virgen Broad Peak, y por rechazar la colaboración de sherpas durante la ascensión para equipar los tres campos intermedios que instalaron.

Tampoco llevaron oxígeno, y como a muchos les ha ocurrido después, el cuarteto de cima, Schmuck, Buhl, Fritz Wintersteller y un joven Kurt Diemberger llegaron a la antecima del Broad creyéndose en la cumbre. Cuando cayeron en el error, la noche estaba demasiado cerca para cubrir la hora de marcha (15 o 20 metros de desnivel) que les quedaba a la principal. Pero a diferencia de mucho otros después, a los diez días volvieron a la carga y se llevaron la primera, repitiendo ruta, hoy considerada la normal.

Y no fue fácil, especialmente para Buhl, quien sufrió durante toda la ascensión fuertes dolores a causa de las congelaciones del Nanga, realizando constantes paradas. De hecho, acabaron coronando a última hora del día y descendiendo de noche. Justo lo que les echó para atrás en el primer intento. Tres años después, en el Dhaulagiri, Diemberger se convertiría en uno de los tres alpinistas con dos primeras a ochomiles, junto a Buhl (Nanga y Broad), y Gyalzen Norgu (Makalu y Manaslu).

Chogolisa, el final

La última huella dejada por Hermann Buhl en el Himalaya, cuando descendía del Chogolisa. <br>Foto: De cero a 8.000, de K. DiembergerLa última huella dejada por Hermann Buhl en el Himalaya, cuando descendía del Chogolisa.
Foto: De cero a 8.000, de K. Diemberger

Volvemos a 1957. Desde la cima del Broad, Buhl y Diemberger divisan su siguiente objetivo, el Chogolisa. Hacia allí partían pocos días después, perfectamente aclimatados, y de nuevo con una innovadora actitud en mente: depurar el estilo de ascensión. Subirían montan y desmontando los campos de altura conforme fueran ascendiendo. El estilo alpino llegaba al Himalaya. Un importante adelanto para la época: todo un sietemil en tres días, en lugar de tres semanas.

La innovadora idea se transformó en mochilas de 25 kilos a sus espaldas. El 24 de junio comienzan la ascensión. Primer vivac a 6.370 metros, segundo campamento a 6.700, y tras una tercera jornada encerrados en la tiendas por mal tiempo, el 27 inician el ataque cimero por la arista noreste. Sol y buen tiempo se convierten poco a poco en una fuerte ventisca que borra sus propias huellas, y les obliga a darse la vuelta, superados ya los 7.000 metros.

Diemberger encabezaba la marcha de descenso. Tras un traspiés que casi le cuesta la vida, Kurt comienza a inquietarse: Buhl tarde demasiado. Tras remontar unos metros su propia huella de descenso, comprueba desgraciadamente como su compañero se ha desviado de la misma unos metros hacia la arista, precipitándose al vacío que se abría al borde de la cornisa. Hermann Buhl desaparecía a los 33 años. Un alpinista adelantado a su tiempo.

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Libro

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

  • Niños jugando en un rocódromo. ¿Jugamos? La mejor manera de empezar a escalar

    ¿Eres profesor de la E.S.O? ¿Entrenador juvenil? Si trabajas con jóvenes y quieres iniciarlos en la escalada, este es tu libro. 60 juegos de iniciación que se pueden realizar con el material de uso frecuente en los centros educativos.

  • Ilustración del libro 'Una gran ascensión' ‘Una gran ascensión’: la montaña para niños

    Cae la noche y se van a la cama: “Os contaré un historia mientras os ponéis el pijama”. (Si sois de los que leen a sus hijos antes de dormir, os interesa el cuento de los animales que se organizan para poner en marcha su primera expedición).

  • Steve House. Steve House: “Soy un punk con crampones. Vivo para escalar”

    Reinhold Messner dice que Steve House está entre los mejores alpinistas del mundo. Para conseguirlo, decidió seguir un camino que muchos cuestionaban con preguntas insolentes: “¿Qué vas a hacer cuando seas viejo y tengas las rodillas machacadas? ¿Estás ahorrando para tu jubilación?”

  • Portada del libro:  La Torre. Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre, por Kelly Cordes Una crónica de la escalada y la controversia en el Cerro Torre

    No hay tantas montañas que puedan contarnos la historia del alpinismo y su evolución en sí mismas. No hay tantas montañas que nos hablen de nuestro impacto en la historia o que nos hagan preguntarnos ¿qué es lo más importante la cumbre o la escalada? No hay tantas montañas que entre su hielo y su roca encierren una polémica que dura casi cincuenta años.

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com