Saltar el menú e ir al contenido

Te encuentras en:
Publicidad
RENUNCIARON A LA CUMBRE

Ferran Latorre y Patricio Tisalema narran el rescate de Dawa en el Everest

Tanto el catalán Ferran Latorre como el ecuatoriano Patricio Tisalema renunciaron a sus respectivos planes de cumbre en el Everest para socorrer al sherpa Dawa, con síntomas de edema cerebral en el C3 (8.300 m).

Desnivel.com - Miércoles, 30 de Mayo de 2012 - Actualizado a las 17:05h.

Ferran Latorre en C2 de la cara norte del Everest
Ferran Latorre en C2 de la cara norte del Everest (Col. F. Latorre)

Galería Noticia

  • Ferran Latorre en C2 de la cara norte del Everest Ferran Latorre en C2 de la cara norte del Everest
  • Tarde en el C2 de la cara norte del Everest Tarde en el C2 de la cara norte del Everest

El martes 29 de mayo finalizó la temporada premonzónica en la vertiente tibetana del Everest con la renuncia de los ataques sin oxígeno de Ferran Latorre y Patricio Tisalema. El ecuatoriano iba acompañado de otro alpinista de apoyo y del sherpa Dawa –ambos con oxígeno-, mientras el catalán ascendía en compañía del sherpa Retemba –también con oxígeno. Nacho Orviz desistió de iniciar ese último intento debido a que no se encontraba al cien por cien por culpa de las molestias provocadas por una laringitis.

Los planes de cumbre contemplaban que los ecuatorianos llegarían a ella el martes 29, mientras que Ferran lo haría el miércoles 30. Todo fue según lo previsto hasta la jornada de ayer. Las primeras informaciones que llegaron al respecto hablaban de problemas para el sherpa Dawa, a quien Ferran Latorre y Retemba tuvieron que socorrer y ayudar a descender hasta el campo base avanzado. En esos momentos, las noticias sobre los ecuatorianos colocaban a Tisalema camino de la cumbre.

En estos momentos, pasadas las horas, se han podido confirmar todas las versiones y cerrar el círculo de la narración de la historia del último intento de la temporada por la cara norte del Everest y del rescate de Dawa a 8.300 m.

El ataque ecuatoriano

Patricio Tisalema tenía el objetivo de intentar batir el récord de velocidad del Everest sin oxígeno. En su página de Facebook cuenta que “la ascensión estaba yendo como fue planificada, y me encontraba muy bien. Empecé desde el CBA (6.400 m) hacia C1 (7.100 m) en 2h45; de seguido al C2 (7.700 m) en 4h20; para continuar de seguido a C3 (8.300 m) en 5h00”.

En el campo 3, Pato Tisalema se reunió con su compañero Rafael y con el sherpa Dawa, que habían ascendido previamente para brindarle apoyo en el último tramo de la ascensión. “Luego de unos minutos de empezar a salir [de C3], el sherpa que estuvo dándonos apoyo a Rafael y a mí empezó a sentirse muy mal y se desmayó. Estaba bastante grave, Rafael y yo tuvimos que darle primeros auxilios y fue cuando tuve que tomar la decisión más dura de mi vida: dejar el ascenso y la consecución de mi objetivo, subir a la cumbre, o salvar la vida del sherpa. Entonces decidí hacerle un rescate, darle atención y luego una evacuación regresando al C3 para estabilizarle”, explica.

“Realmente fue una decisión muy dura –prosigue Tisalema-, ya que sin este imprevisto y, dado que me sentía extremadamente bien físicamente, hubiera alcanzado la cumbre en 6 horas aproximadamente. Ese era el tiempo que me hubiese tomado esta última parte, así que el tiempo total hubiera sido de 18 horas y 5 minutos!!!”.

La llegada de Ferran Latorre a C3

Mientras todo eso ocurría, Ferran Latorre ascendía junto con Retemba desde C2, donde habían conocido a través de un mensaje de Nacho Orviz por radio (emitido desde el CBA) que Dawa tenía problemas graves en C3 y que necesitaba ayuda. Latorre cuenta en su blog que “con Retemba llegamos a un acuerdo antes de salir hacia arriba: si al final no es tan grave y los dos ecuatorianos van bajando con el sherpa, mantendremos nuestro plan de llegar a C3 e intentar cumbre por la noche; si la situación es más grave, avortaríamos el ataque para ayudar a bajar al sherpa”.

Retemba –con oxígeno- se adelanta mientras Ferran Latorre asciende más lentamente. Algo más de tres horas después, el alpinista catalán consigue comunicar con Retemba, que le informa que empieza a bajar de C3 con Dawa. También habla con Tisalema, que le propone intentar la cumbre juntos y sin sherpas esa noche. “Le digo que la idea me atrae, pero que antes quiero encontrarme con ellos y que lo discutiremos juntos”, apunta en su blog.

Cuarenta y cinco minutos más tarde y sólo unos 30 metros por debajo de C3, Ferran se encuentra con Retemba y Dawa: “Me doy cuenta que la situación es grave. Retemba me dice que ha tardado 45 minutos en bajarlo esos treinta metros. Le pregunto dónde están los ecuatorianos y me contesta que en la tienda. Me pregunta si quiero intentar la cumbre. Le contesto que de ninguna manera, que hay que bajar a Dawa como sea”, señala el alpinista catalán, quien añade que “sin más dilación y con los nervios añadidos al cansancio de los 8.300 m, me dispongo a hacer lo que nunca hubiera imaginado que tendría que hacer: clavar mis primeras inyecciones”. Afortunadamente, Ferran llevaba dexametasona y pudo administrársela a Dawa.

“Acabada la operación, la tensión y la angustia vividas durante las últimas cuatro horas, y consciente de que el Everest se ha acabado, explotan con un llanto descontrolado y ahogado con Retemba, abrazados bajo la presencia poderosa y tan cercana del Everest. Estoy asustado porque no sé cómo bajaremos a ese hombre por ese terreno tan difícil y largo. Grito a la tienda de los ecuatorianos, unos treinta metros más arriba. Les digo que hay que bajar a ese hombre como sea. Empezamos a bajar, Retemba y yo, y entonces se produce un milagro inolvidable: Dawa se pone en pie y empieza a caminar lentamente. Nunca antes había visto los efectos de esta medicina en un hombre con edema cerebral –lo que suponemos que tenía-, pero el caso es que el hombre revive. Retemba y yo, con paciencia y mucho cuidado, lo ayudamos a bajar, al cabo de unas horas, hasta el CBA”.

Por debajo, Nacho Orviz ascendió hasta C2 para colaborar en las tareas de rescate. Por encima, los dos ecuatorianos, que hasta los gritos de Ferran habían sido ajenos al empeoramiento de Dawa (lo habían visto empezar a descender con Retemba y creían que seguían descendiendo ya que los habían perdido de vista), también se prepararon para tomar la ruta del descenso, aunque no atraparon al resto.

Después de todo, los expedicionarios españoles tienen previsto emprender camino de nuestro país, adonde preven llegar el próximo lunes 4 de junio, según se especifica en el blog de Nacho Orviz.

Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Desnivel se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

publicidad

Publicidad
Publicidad
Publicidad

+ Expediciones

Ver todo Expediciones

+ Libro

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat El efecto manada: el error de pensar que los peligros no acechan a los grupos

    Está en nuestros genes: cuando las personas estamos acompañadas tenemos la sensación de estar protegidas. Este un sentimiento traicionero, sobre todo en el monte, donde las multitudes pueden hacernos bajar la guardia. Lo explica el libro Seguridad en montaña. Los peligros ocultos.

  • Portada del libro:  Seguridad en montaña. Los peligros ocultos. Por José Ignacio Amat No todo el mundo puede ser Kilian Jornet

    Los expertos en seguridad avisan: está muy bien motivarse con los ídolos de la montaña, pero hasta cierto punto. Detrás del aura de genialidad que les rodea hay años de entrenamiento y experiencia que el aficionado medio no tiene. Imitémosles, pero con cabeza.

  • Cómo plegar la cuerda en modo mochila. Cómo plegar la cuerda en modo mochila

    El plegado y transporte de cuerdas en el mundo del alpinismo y la escalada tiene más relevancia de la que creemos, pues hacerlo bien y con el método adecuado marca la diferencia entre una aproximación cómoda y una tortura. El nuevo manual de Ediciones Desnivel te ayuda.

  • Niños jugando en un rocódromo. ¿Jugamos? La mejor manera de empezar a escalar

    ¿Eres profesor de la E.S.O? ¿Entrenador juvenil? Si trabajas con jóvenes y quieres iniciarlos en la escalada, este es tu libro. 60 juegos de iniciación que se pueden realizar con el material de uso frecuente en los centros educativos.

  • Ilustración del libro 'Una gran ascensión' ‘Una gran ascensión’: la montaña para niños

    Cae la noche y se van a la cama: “Os contaré un historia mientras os ponéis el pijama”. (Si sois de los que leen a sus hijos antes de dormir, os interesa el cuento de los animales que se organizan para poner en marcha su primera expedición).

Ver todo Libro
En Desnivel.com te ofrecemos gratuitamente la mejor información de montaña y escalada, actualizada diariamente y abierta a todos los que nos visitáis. Puedes contribuir al mantenimiento de este medio usando la Librería Desnivel para tus compras habituales de libros y guías o subscribiéndote a nuestras revistas (también te las ofrecemos en formato digital). Gracias por vuestro apoyo.
Siguenos en: | Twitter | Facebook | Youtube | RSS |

  • desnivel
  • escalar
  • grandes espacios
  • outdoor

© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com