Mireia Miró, visiblemente cansada tras el esfuerzo de la carrera vertical