Mireia Miró saluda a una de sus grandes rivales, la francesa Laetitia Roux